El acuerdo para la equiparación salarial total de Policía Nacional y Guardia Civil con respecto a policías autonómicas como Los Mossos d’Esquadra, ha provocado una reacción en cadena de muchos otros colectivos de empleados públicos.

Los médicos han sido de los primeros en alzar la voz en este sentido.

La Confederación Estatal de Sindicato Médicos (CESM) lo considera “un agravio comparativo clarísimo entre los funcionarios del Estado”. Los facultativos no están en contra del pacto alcanzado con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, pero reclaman “lo mismo para el resto de empleados públicos del territorio español”.

Francisco Miralles, secretario general de la CESM, subraya que los médicos han perdido desde 2009, cuando comenzaron los recortes en el salario base, la antigüedad y las pagas extra, entre un 25 y un 30 por ciento de poder adquisitivo.

 

Una tomadura de pelo”

La Confederación Estatal de Sindicatos Médicos, la organización mayoritaria en su sector, considera que el acuerdo sobre las retribuciones de los funcionarios firmado por el Ministerio de Hacienda y los sindicatos de la Mesa de la Función Pública (CC.OO, UGT y CSIF), que establece un incremento general del 8,8% en tres años, del que sólo un 6,1% se encuentra garantizado (el resto se hace depender del crecimiento económico y el cumplimiento de los objetivos de déficit) “es una tomadura de pelo y supone una brutal discriminación para los facultativos”.

Llamados a manifestarse

Recuperar el poder adquisitivo y la jornada semanal de 35 horas son dos de las principales razones por las que los médicos saldrán a la calle el próximo miércoles 21 de marzo.

No obstante hay más. Con esta manifestación quieren exigir también igualdad en todas las comunidades autónomas y para todos los profesionales, independientemente de su tipo de contrato.

“El Consejo Interterritorial y el Ministerio de Salud son los responsables de que no haya 17 Españas en cuanto al salario de los médicos. “Pese a que todos los facultativos de España hacen el mismo trabajo, con las mismas condiciones, la misma preparación, los mismos requisitos y los mismos méritos, hay una diferencia brutal, que puede llegar a los mil euros”, destaca el secretario general de la CESM.

No es justo que un médico en Andalucía gane 500 o 700 euros menos que en el País Vasco”, denuncia. Por ello, y aunque las competencias en una parte de los sueldos de los sanitarios están transferidas a las autonomías, “debería ser el Gobierno central el que legislase al respecto”, subraya.

A estas peticiones se suman otras, como que las oposiciones y concursos de traslados se realicen como mínimo cada dos añosque las lenguas cooficiales no sean un requisito, que se equipare el número de plazas MIR al de graduados en Medicina y que se garanticen los requisitos de titulación de los médicos que ejercen en el SNS.

También enfermeros y profesores

Enfermeros y profesores son otros de los colectivos que reclaman igualdad en todo el terrritorio nacional. SATSE, el sindicato de enfermería, “respeta la equiparación de los salarios de los policías nacionales y guardias civiles”, pero

insiste en que es hora de que «empezar a recuperar la pérdida de poder adquisitivo”. “Es imprescindible que el Gobierno apruebe para este 2018, al menos, una subida salarial general del seis por ciento”, recalcan.

El sindicato de la educación pública, ANPE, por su parte, también exige la equiparación salarial docente de manera inmediata. En los últimos años, denuncian, “la brecha salarial ha ido aumentando progresivamente, llegando en algunos casos a superar los 6.000 euros”. De momento, han recogido más de 17.000 firmas de apoyo.

 

 

 

 

FUENTE: ELPLURAL