Hasta en la sede nacional del partido popular propiedad de Rajoy, y máximo responsable, andan angustiados con la crisis ética y con las invitaciones de las organizaciones moradas que ruegan  salir a la calle, en España. En Caracas solos los fascistas de la oposición.  En la Región murciana la pacífica multitud se encrespa molesta como se hace tertulias en la calle o en una cafeterÍa. Los muy cabreados o agitadores profesionales claman ante los latrocinios de los corruptos que dan y reciben,  el vacÍo legislativo y los fallos  jurídicos.

Ya se desprecia la moderación, pero hay miedo a que se ponga un muerto y vuelen los contenedores. Le llegaría la hora de la dimisión de Mariano Rajoy o unas elecciones a uña de caballo. Crece la alarma social por el aumento de las denuncias acumuladas en los juzgados desbordados. Machacan a los dirigentes peperos porque carecen de un buen código ético y criterios para enfrentarse a la realidad, desde las bases a las cúpulas. La zozobra no se la ha llevado el viento que arrecia ahora en Cataluña. La famiglia catalana, espejo de la nobleza separatista, ha demostrado su catalanismo robando a sus vecinos y llevando los sacos de euros al  extranjero, hasta sesenta y uno millones.

En Murcia hasta se ruedan películas en los campos  de Lo Poyo, a unas leguas de Cartagena. Atento Cámara  Dos. Primer plano. Silencio Pilar, deja de hablar. Acción. Se bajan de los caballos, observan de soslayo y entran en el tugurio de tres tenedores y cubiertos de plata. Alonso lleva en la mano izquierda suya natural, un gran maletÍn negro. Billetes azules y de otros colores para pagar a los descendientes de romanos, cartaginenses, novos púnicos llegados de la Grecia culta y de Gibraltar bandida. Sobre las mesas los planos de los puntos a conquistar. Se hace foto histórica. Allí están todos los actores y hasta los extras del periodismo fenicio. Punto suspensivos. Os cuento. Con el supuesto por delante. Hay drones vigilando.

Algunos años atrás, la O.N.G.Murcia Transparente y VegaMediaPress destaparon el caso «BALSA JENNY», que anda lento sin resolverse entre «pitos y flautas» para verguenza de todos los murcianos de bien.Y no porque la justicia sea lenta como gimotea Aguirre, que lo es, sino por las excesivas piedras que los talentudos Gobernantes de turno ponen en su camino, aún a sabiendas de las incontestables pruebas que evidencian sospechosas irregularidades y cutres logrerías que las banderías recaudadoras del «cártel Púnico» realizaron en el peliagudo pelotazo urbanístico que tocó de lleno al entonces Presidente Válcarcel.                

Y aunque la corrupción del PP en Cartagena ha roto todos los moldes inimaginables, mediante latrocinios millonarios como NOVO CARTHAGO, ESCOMBRERAS O BALSA JENNY ,entre otros menos espantosos, todavía queda por destapar del todo el enrevesado caso «ZINCSA». Otro desenfrenado pelotazo a punto de cuajar, similar al de BALSA JENNY por el enredo medioambiental y por la sorprendente reincidencia de varios de sus actores principales.

                                               

Soy de los que confía en el tiempo, que como bien dijo Cervantes suele dar dulces salidas ,pero éste pantanoso tema no se me ocurre por donde atacarlo, porque tampoco pretendo relacionarlo todo a pesar que J.A.Alonso, el máximo cerebro de la Operación Púnica está pringado en todas con Pilar Barreiro a su diestra. La cuestionada Senadora Popular que, casualidades de la vida, era Regidora en Departamental cuando se propician los «análogos choriceos» en cuestión, y pasaba por allí sin enterarse de nada, inocente e inmaculada, pero eso si, atenta para mover los hilos llevándose por delante para su impunidad al mismisimo Presidente del T.S.J. Torres Dulce.                                                                      

La esotérica pareja de ex Alcaldes lo saben todo,absolutamente todo de los tejemanejes urbanísticos y de la conexión CARTAGENA-MAZARRON durante décadas ,que con el patente flujo interesado de funcionarios afínes de un Ayuntamiento a otro dejaban claro que unian más los euros que la ideología. El lujo y el poder crean extraños maridajes.                                            

El mismo Alcalde Pepe López aseguró en su día, estando en la oposición, que el ex Alcalde Alonso, y el empresario David Marjaliza, ambos detenidos por la Operación Púnica, intermediaron en la venta de «Española del Zinc» por un precio de 154 millones de euros y recibían de comisión 10 millones, una cantidad harto excesiva. También denunció que participaron en otros proyectos urbanísticos como Puerta Nueva o CS1, que el hoy Alcalde puso en manos de la justicia. Ahora es conocedor de lleno de todos los expedientes y pasa el tiempo de su mandato sin decir ni mú del tema, que según se comenta en los mentideros políticos de la ciudad portuaria tiene mucho que ver con el pacto que le aupó al Trono Consistorial.      

 

                           

La descontaminación del terreno se encuentra en punto muerto y a espera de que la Justicia resuelva las causas penales abiertas por el delito medio ambiental,indemnizaciones y de incumplimientos por las partes implicadas.  

El peregrino embolado es, en todo caso, muy complicado por la mala situación financiera de la empresa mazarronera «Quorun Capital Invesment», con derivados conflictos internos entre familiares. La hipoteca que suscribió para comprar los terrenos a Zinsa, de 150 millones de euros, está en su mayor cuantía en manos de la Sareb del estado, que se tragó los créditos que la mercantil tenía con Caja Castilla La Mancha y Banco de Valencia hoy desaparecidos, y Cajamurcia absorvida por el Banco Mare Nostrum liberada de este activo tóxico.  

La responsabilidad subsidiaria de «Quorum Capital Investiment» está en entredicho,aunque su gerente ya no figure como imputado. Zinsa no tiene recursos para hacer frente a los costes de descontaminación convenidos (20 millones).Por eso el auto señala en dirección a la actual empresa propietaria de los terrenos. Si el juzgado así lo considera, esto le supondría una insoportable carga económica más para la empresa.    

 

ARTÍCULO REALIZADO POR: JOSÉ JUAN CANO VERA