Hombres maltratados

 

Que ha sido el peor año y medio de mi vida solo lo sé yo y las personas más allegadas a mi y a las que agradezco su apoyo y su cariño. Todavía no alcanzo a entender el daño que se me ha querido hacer y que finalmente se me ha hecho a base de la insistencia, la falsedad y la mentira. Antes de sufrir en mis propias carnes la persecución por parte de la persona con la que compartido más tiempo que con nadie en mi vida, me ha ofrecido la maravillosa posibilidad de ser padre de dos zagales impresionantes pensaba que mucho de lo que algunos hombres decían de las denuncias falsas y todo ese rollo era poco menos que incierto. A día de hoy siento una inmensa solidaridad con todos aquellos hombres que aún denunciando esta situación no solo no se les escucha, si no que se les toma por poco menos que aprovechados o que actúan con otras pretensiones.

 

Pués, sí, soy uno de esos hombres que ha sido denunciado falsamente, utilizando una Ley que debería servir para que de una vez por todas se proteja a todas aquellas mujeres que necesitan el amparo de una sociedad machista a todas luces y que viven diariamente en una desesperación personal esperando que alguien las proteja de sus maltratadores y acosadores. 

 

Pero tod@s somos conscientes de que hay mujeres que precisamente utilizan esa misma protección que les da el legislador para utilizarla en modo despecho, para beneficiarse de las ayudas económicas que esta Ley atribuye a las víctimas, para intentar quedarse con la custodia de los hijos, para intentar quedarse con los bienes de la pareja, etc…..

 

Como persona progresista, activista y comprometida con la igualdad entre mujeres y hombres, afirmo que actitudes basadas en lo que he expuesto anteriormente por algunas mujeres no hace más que cubrir de podredumbre una necesidad que demanda nuestra sociedad y que lo que produce es darle alas a esa caverna machista y retrograda apoyándose en estos casos para cubrir con la sospecha al todo de una situación a la que poco a poco se le está dando la vuelta afortunadamente.

 

En el tema personal os podéis imaginar, mientras una mujer solo con su declaración ante una sede policial le basta para arruinarte la vida, un hombre necesita demostrar con toda clase de pruebas y sin fisuras que lo que se le atribuye es falso, en mi caso he podido hacerlo, pero hay muchos que se lo comen sin saber ni lo que les está pasando. He tenido que gastar dinero que no tenía en abogados, he tenido que hacer de policía, he tenido que pedir dinero prestado a gente que aún no he podido devolver y todo esto me ha provocado un distanciamiento con mi propia familia, algunos amigos y conocidos. Ya se sabe, es el estigma de estos casos, “si lo ha denunciado es por que algo habrá”.

 

Afortunadamente he podido demostrar en los juzgados que he sido víctima de falsas denuncias por violencia de género, pero eso ya no me quita las noches en vela, las lágrimas y la desestabilización emocional que me ha producido toda esta situación durante más de un año. A día de hoy aún no entiendo ¿por qué?.

 

Gracias a las personas que me han apoyado y a mis abogados, que han hecho un trabajo excelente, aún recuerdo aquella frase de Pedro cuando le dije que estaba solo y me dijo, no, nosotros estamos aquí contigo.

 

Repecto a la persona que me ha querido hacer tanto daño solo quiero desearle lo mejor, todo el mundo que me conoce sabe que es así y que es sincero, y para los hombres que han pasado por lo que yo desearles la mejor de las suertes y decirles que no hay mayor maltrato que aquel que tienes que sufrir siendo acusado de delitos tan graves que no has cometido.

 

Soy Alfonso Raja, he sido concejal del Ayuntamiento de Mazarrón durante 8 años, soy militante socialista, feminista y padre. Nunca he estado detenido, no tengo antecedentes penales y después de un año y medio 2 jueces de primera instancia y tres magistrados de la Audiencia Provincial de Murcia también soy no culpable de nada, como al principio. Gracias

 

P.D. Tengo una custodia compartida pero me reservo el derecho a presentar una modificación de medidas para pedir la custodia exclusiva de mis dos hijos pequeños y su patria potestad, ya que pienso que ellos deben educarse y crecer en un ambiente apartado de la falsedad, el rencor, el odio y personas tóxicas que no les inculquen valores de igualdad, solidaridad, justicia social, libertad y se desarrollen como personas de bien.                             

 

 

ALFONSO RAJA BENÍTEZ