CARTAGENA/MURCIA.- Óscar Urralburu, secretario general y portavoz parlamentario de Podemos Región de Murcia, ha señalado que los presupuestos de la Consejería de Transparencia son “pura fachada. No hay nada detrás, puesto que destinan 150.000 euros a una ley que todavía no existe, la de Buen Gobierno. Y mientras, el PP desprecia al Consejo de la Transparencia de la Región de Murcia. Consejo que no ha sido consultado y que es boicoteado y bloqueado de forma permanente por parte del gobierno. Sin olvidar, que el PP evita de forma descarada que la gestión de la 7RM pueda ser supervisada por la Asamblea Regional”.

 

Urralburu ha dicho que la política de transparencia de la Región de Murcia “hace aguas”, puesto que al igual que ha pasado en los dos años anteriores “nunca llega a invertirse ni la mitad de lo presupuestado. Al PP se le llena la boca cuando habla de transparencia, pero luego no da los recursos necesarios para desarrollarla”.

 

Asimismo, Óscar Urralburu ha calificado de “desprecio absoluto” el trato que da el PP al Consejo de la Transparencia. El PP contraprograma a este órgano, lo trata como a un florero e impide que pueda ejercer su labor. De hecho, hasta hemos escuchado este mismo martes como el PP ha pedido la dimisión del presidente, de José Molina”.

 

El secretario general y portavoz parlamentario de Podemos ha lamentado que la consejera de Transparencia, Noelia Arroyo, dedique una gran parte del presupuesto a “la propaganda del PP. Desde esta Consejería intentan engañar, a través de campañas publicitarias y de medios de comunicación pagadas con dinero público, a los murcianos y murcianas al asociar la imagen del PP con la Región”. 

 

Por eso, ha subrayado Óscar Urralburu, no hay “ni un euro” para desarrollar la reciente ley aprobada en la Asamblea para regular la comunicación institucional. Sabemos que “no es casual, porque ha habido tiempo de sobra de adaptar los presupuestos a la nueva legislación. Arroyo prefiere seguir con su particular ministerio de la propaganda”.

 

Urralburu también ha destacado que la gestión de la televisión pública, la 7RM, es ejemplo de cómo el gobierno del Partido Popular “usa y manipula con dinero público medios de comunicación. Somos de las pocas comunidades que tiene una televisión pública que no rinde cuentas ante nadie. Es indignante que ni su Director General, ni su Jefe de Informativos, ni siquiera el responsable del Servicio de Control del Servicio Público de Televisión vengan a explicar ante esta cámara su línea editorial o de redacción o den explicaciones de si cumplen o no el pliego de condiciones o si meten la publicidad como tiempo de servicio público. Nos gustaría saber si se lo cuentan al PP en privado”.

 

Por último, Óscar Urralburu ha resaltado que hay un problema con el registro de asociaciones en la Región de Murcia. Una región, ha añadido, “muy activa en asociacionismo y que, sin embargo, tiene una administración muy, muy lenta en la tramitación de la inscripción de las mismas”.

También lo denuncia el PSOE

La diputada del Grupo Parlamentario Socialista Presen López Piñero ha manifestado, a propósito de la presentación de los presupuestos para 2019 en materia de Transparencia, Participación y Portavoz, que más allá de las cantidades concretas cabe hacer balance de la gestión de la consejera Noelia Arroyo.

López Piñero reprochó que esta Consejería, creada a posteriori, se ha cruzado de brazos y se ha mostrado inactiva para la aplicación de la Ley de Transparencia, una vez que fue modificada la del PP y mejorada por la Asamblea Regional en 2014. Además, la acusa de inventarse procesos, como es el caso de los presupuestos participativos y el Gobierno abierto, que en ambos casos están «muy mal planteados».

Para la diputada socialista, esta «es la Consejería portavoz del Partido Popular y desde donde se intentan tapar las vergüenzas del Gobierno regional; aparentan que ponen en marcha medidas de transparencia que no están siendo evaluadas y que tienen un escaso presupuesto. Además, de las medidas de publicidad para vender una gestión invendible».

Una Consejería «de gran inestabilidad en esta recta final de legislatura, pues tendrá tres consejeros, ya que su actual titular, Noelia Arroyo, ya ha anunciado que a finales de enero o febrero se irá para dedicarse de lleno a su candidatura a la Alcaldía de Cartagena, algo que ahora compatibiliza de manera descarada desde el Gobierno regional y utiliza como plataforma para las elecciones municipales».

Presen López agregó que esta Consejería va tarde en todo. La Ley de Transparencia aprobada en 2014 ha tardado cuatro años en tener un reglamento de Participación Ciudadana; también va tarde en el Plan de Gobierno Abierto, un plan diferente al primero que se aprobó, no para mejorarlo sino para incluir cuestiones del pacto político de la resignación con Ciudadanos. Además, también va tarde en aplicar medidas de ética, conducta pública y estrategia de datos abiertos.

Presen López apostilló que más que hablar de números, hay que hablar de intenciones políticas. «La transparencia, el Gobierno Abierto, la Participación y la ética no deben obedecer a intereses personales o partidistas; tampoco se hace mintiendo o instigando al conflicto o al odio como hemos escuchado muchas veces a la consejera. Debe responder al interés general y contar con todos y todas, sin caminos cortos y sin inducir al engaño», concluyó.

 

 

FUENTE: LAOPINIONDEMURCIA