Al PSOE le gusta Manuela Carmena. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, telefoneó este verano a la alcaldesa de Madrid y le transmitió que sería muy positivo para la capital que la exjueza repitiera en las elecciones municipales de 2019, una decisión (la de presentarse o no) que la regidora sigue meditando. Según ha podido saber El Confidencial no fue un ofrecimiento para que Carmena abandonase Ahora Madrid y encabezara el proyecto socialista, sino una declaración de intenciones del máximo dirigente socialista, que cree vital que Carmena esté en los comicios para que la derecha no consiga el Gobierno de la ciudad .

Fuentes conocedoras de esa llamada la enmarcan en una conversación «protocolaria» entre el presidente del Gobierno y la alcaldesa de la principal ciudad del país, y recalcan que no supone un menosprecio para el candidato que los socialistas finalmente elijan para las primarias de la capital. Carmena y el PSOE de Madrid mantienen una buena relación. De eso no hay duda. A mediados de abril, ‘El País’ publicó que el secretario general de los socialistas madrileños, José Manuel Franco, se había reunido con Carmena para ofrecerle que fuera la candidata del PSOE en las próximas elecciones. Un ofrecimiento que no obtuvo respuesta.

Franco tuvo entonces que dar muchas explicaciones. Tanto en privado como en público. El secretario general del PSOE de Madrid señaló que Carmena sería «buena» para cualquier candidatura a la Alcaldía de Madrid pero recalcó que no hubo ofrecimiento «formal» porque en su partido los aspirantes se deciden «en primarias». Se trató, según Franco, de una conversación informal en el que se habló de «muchas cosas» que tenían que ver con la política madrileña. «Tengo una admiración personal por Manuela Carmena, porque creo que es una persona con una valía importante, y en un momento de la conversación yo le comento que sería una buena candidata simplemente, y ella no dice nada de eso y responde con una sonrisa y ese es el ofrecimiento que yo hago a la señora Carmena», declaró entonces ante los medios. Franco y Carmena mantienen un contacto fluido. Es normal. No hay que olvidar que el PSOE es el único apoyo que sustenta al Gobierno local de Ahora Madrid.

Por su parte, la estrategia de Pedro Sánchez es clara. Es difícil que en esas primarias, previstas en principio para noviembre, aunque se pueden posponer en el caso de Madrid capital, el PSOE encuentre un candidato superpotente para la Alcaldía. Si el fichaje de Carmena tampoco es posible, las aspiraciones socialistas para que la izquierda mantenga la capital pasan por que Carmena repita como candidata de Ahora Madrid. «En esa idea se encuadra la llamada de Sánchez. No parece que se produzcan mayorías claras, por lo que el tándem de una Ahora Madrid con Carmena y el PSOE sigue siendo vital para la izquierda», señalan las mismas fuentes. Un tándem que se puede repetir también en la Comunidad de Madrid, ya que el tablero político y los resultados de los comicios pueden unir como socios al PSOE de Ángel Gabilondo y al Podemos de Íñigo Errejón.

 

Carmena, mientras, sigue pensando qué hacer y tampoco resolvió las dudas del presidente del Gobierno. La llamada de Sánchez perseguía una especie de «empujón emocional» para que la alcaldesa tome una decisión positiva. A sus 74 años se encuentra bien de salud, aunque su familia le ha pedido que lo medite bien antes de tomar una decisión. Ha tenido más de un susto y cómo repite a sus más allegados, los médicos le han recomendado que no se presente. La jurista está ponderando todos los parámetros de la decisión. Y al margen de la salud, ella tiene fuerzas, lo que más está pesando en su cabeza es la lista que la acompañará en los comicios de 2019.

Y es que el puzle es difícil de cuadrar. Como ya publicó El Confidencial, el modelo de Ahora Madrid que quiere encabezar Carmena no coincide con el pactado entre las direcciones de Podemos e Izquierda Unida. La alcaldesa, a través de su núcleo duro, insiste en que solo optará a la reelección si es con un equipo de confianza, aunque se abre a consensuar con estas formaciones algunos huecos. Esto es, con una lista cerrada, aunque dejaría cierto margen para la integración. Podemos e IU, en cambio, han firmado un acuerdo para concurrir juntos a los comicios en la capital donde han ratificado expresamente que la candidatura se defina «mediante elecciones primarias abiertas, plurales y proporcionales».

Este acuerdo entre las direcciones municipales de Podemos e IU ha aumentado las tensiones entre el denominado carmenismo y las principales formaciones que impulsaron Ahora Madrid junto a los movimientos sociales. Todavía más. No hay que olvidar que los enfrentamientos entre Ganemos, uno de los grupos que integran la candidatura, y la regidora son constantes. Sobre todo en materia de vivienda y urbanismo. También ha surgido el choque entre Carmena yPodemos, este más inesperado. Aunque las relaciones entre el exJemad Julio Rodríguez (líder de Podemos en la capital) y Carmenasiempre fueron buenas, su sintonía política no se está manifestando de la misma forma a la hora de conformar la candidatura.

La principal razón es que los puestos de Podemos en la lista electoral que planea Carmena serían más reducidos de lo esperado y en posiciones secundarias, ya que, además de los afines, tanto del Gobierno como de cargos de confianza que quiere incluir en puestos de salida —uno de estos casos es el del coordinador de la alcaldía, Luis Cueto—, la alcaldesa planea situar también a independientes. Tampoco se ha asegurado que el exJemad Julio Rodríguez sea el número dos de Carmena, como se daba por hecho en Podemos. Carmena se ha comprometido a dar una respuesta en septiembre.

 
 
 
 
 
FUENTE: ELCONFIDENCIAL