LA BATALLA ESCANDALOSA DEL CACICATO MURCIANO

 

PRÓLOGO

Aquel epitafio de Cela de que “en España, el que resiste, gana”, es una mentira colosal. El pueblo español y en nuestro caso, el murciano, llevamos siglos perdiendo en el cacicato, y seguimos perdiendo. Fantasear con políticos varones y hembras angelicales, es el método infalible de votar erróneamente. En nuestra región se pasan las puertas del infierno de una corrupción total aún sin destapar por completo. Extraño. Les cuento mis amarguras. No es un cuento tenebroso. Son las mismas raíces que siguen creciendo. Si fuera pintor de la clase de mi amigo ENRIQUE NIETO, pintaría un cuadro de una batalla naval en las corrompidas aguas del Mar Menor, cañoneándose las armadas bipartidistas y las pateras venezolanas del pirata MADURO al mando de los podemitas y su mano izquierda Pablo Iglesias, a la espera de ver hundidos y con el agua al cuello a sus camaradas socialistas empeñados en sus guerras civiles. 

 

En las orillas, a los marinos de CIUDADANOS, nadando y guardando la ropa. Y bajo las aguas, las pirañas separatistas comiendo carne española. Lo que sufre la Murcia minada, es un horror. ¿Crisis?. Peor. Drama. Primer capítulo.     

 

 

EPILOGO

Ni Miras…gates ni Ballesta…gates, pero le han movido el sillón al alcalde de la capital de la Comunidad de los líos, señor Ballesta, con la lógica colaboración sentimental de toda la oposición de izquierdas. Desde los neosocialistas hasta los destroyers-boys de podemos, la mosca cojonera que voló desde Venezuela a Madrid. Y es que en el rancio y vetusto partido popular, desde el césar Aznar hasta nuestros aciagos días, al que destaca le cortan la cabeza u otros órganos vitales cuatro cuartas más abajo de la lengua sincera. Es una enfermedad crónica que ya empieza a roer la sesera de Rajoy y a sus cuates regionales. Algo así como la ruda pax romana. El presidente del Gobierno regional, López Miras se ha apresurado a restablecer la quietud, no sea que en unos pocos meses tengamos elecciones autonómicas urgentes, puesto que el frente de juventudes de CIUDADANOS, habida cuenta que soportar la pesada cruz que daña al zagal-presidente, y a los chanquetes de Ramón Luis, es mucho peso y poco prestigio. De aquí viene el empeño de los mozos de Albert Rivera, de tirar la reliquia y salir por piernas. Ante esta pragmática y sensata realidad, en la real sede de la Corona, en el palacio de San Esteban se ha dado orden de AQUÍ TODOS QUIETOS PARADOS y ni una broma, aunque el alcalde Ramal, ande desfilando por Murcia y pedanías marcando el paso marcial, lo que así mismo es un problema de grueso calibre para los seres vivos de las selvas podemitas y social-conesistas con las escopetas caladas a la bayoneta. Me huele a guerra municipal sin treguas. 

 

Pero dicen y escriben los veteranos de la prensa canallesca, en el criterio del nuclear letrado defensor de Pilar Barreiro, el gobierno regional murciano no puede ya ni con la estropeada chaqueta. Natural. Si no dan mas que cacahuetes, no esperes que los coman los santurrones líderes, arcángeles y querubines de la derecha difusa, sino los gorilas de Maduro y Pablo Iglesias. ¿O no es verdad ángel de amor que la prensa inquisitorial que hace años callaba sin autos de fe que no calentaban al personal ciudadano ahora resopla?.

 

No necesitamos oleadas de publicidad oficial e institucional. La meta ni sabemos dónde está, solo que lejos. Tan lejos como el agua que sobra en el norte y el centro peninsular pero escasea en un Levante engañado por los cien mil listos que viven de la política que pagamos todos nosotros. Son los cleptómanos colocados y ascendidos por el partido de turno que dirigen sus señoritos de postín y los rufianes que conspiran en Cataluña, lo que hace temblar las manos del presidente del gobierno español y a sus estrellas sin brillo, pero si bonitas palabras. Promesas.             

 

 

La flojera, el cierre de actividades en el parlamento murciano supone una paralización casi completa del ejecutivo regional. El coste es elevado porque supone la congelación de soluciones a corto y medio plazo en una comunidad autónoma ya muy tocada. No solo en términos económicos. Es la muestra inequívoca de unas élites políticas enfrentadas buscando réditos electorales ante la posibilidad de unas elecciones regionales y nacionales. Nos sobran. La Moncloa es un desierto para el pueblo murciano. Tenemos que llegar a un pacto regional que debe pasar obligatóriamente por lo acordado, desde la lucha total contra los corruptos y corruptas hasta tocar el cielo del agua, mejorar una sanidad con valores profesionales y humanos, pero enferma por abundancia de agentes patógenos y políticos e improvisaciones permanentes que la encarecen sobradamente con déficits escandalosos, cientos de millones de euros.

 

Tampoco se esmeran en los aspectos sociales serios, rigurosos y convincentes presupuestos económicos, que alegren la vida de nuestros mayores. Como me dice mi panadero, licenciado en químicas “menos aeropuertos de capricho y más ayudas a los abuelos”. Parece que el chantaje emocional del presidente regional de Murcia a Ciudadanos toca a un final precipitado. Es lo que nos merecemos los que vivimos en un sinvivir en este secarral jurídico en el que la Justicia nos plantea dudas, suspiros y cabreos, como este del cambio de jueza que llevaba entre manos el espejo que ha sido el Mar Menor, nuestro “Mare Nostrum” que desde hace años es terreno abonado y contaminado. Y para más inri hasta se la llevarán a la señora magistrada, a los madriles, y no siga instruyendo el maloliente caso NOVO CARTHAGO, la madre de todas las batallas jurídicas. Una denuncia de alto calado de una Fiscalia que hace la travesía del desierto. y en solitario ¿PERO QUÉ ESTÁ PASANDO, QUÉ SE PRETENDE OCULTAR, O SON SOSPECHAS INFUNDADAS de los medios que comunicación que martirizaban a la pobre Pilar ?. Ufffff…..

 

Soy consciente del riesgo que se corre escribiendo análisis críticos como este que me sale del alma. Pero no me voy a callar. Me alineo con los que están convencidos de que el periodismo es la mejor profesión del mundo, siempre que, como predicaba el papa Gregorio el Magno “pero si la verdad ha de ocasionar escándalos, es mejor permitir el escándalo antes que renunciar a la verdad”. Los escándalos de corrupción en nuestra región permanecen, la verdad es humo, la justicia no termina de emerger en estas tierras resecas en las que las lágrimas riegan nuestras vidas.             

 

 

 

JOSE JUAN CANO VERA