LOS «HOOLIGANS» DEL SEPARATISMO FEMENINO

 

FORTUNA. (Chequeo de José Juan Cano Vera).

 

Desde una «pila» de tiempo ando metío en toda clase de líos políticos, incluso familiares, de ahí mi triste rostro de español vitalicio.El tráfico de drogas ideológicas de los «camellos» separatistas van cargados con la coca del odio, y de opio que llega del exterior para dar fin a la Comunidad Autónoma de Cataluña y escalonadamente al resto de otras provincias españolas. Meditaba así de simple, bajo la histórica Higuera, mi particular Árbol de Guernika, de nuestra tia Teresa «la Trola «, que hice conocer en mis cronicones huertanos, cuando ya ejercía el mando total en el bombardeado DIARIO LINEA, hundido finalmente por las baterías de costa caciquiles de la Patronal y algunos socialistos de pro que lo están pagando caro, y es cuando me viene a la inquieta sesera la «cuestión feminista» que tiene a mano, en el cuello, al tradicional pater familiae , el padre, figura surgido del Derecho Romano, que no de la iglesia cristiana en su totalidad, convertido el humilde y casto carpintero, san José, nada menos que el progenitor espiritual de Jesús-mi profeta favorito-de Nazaret. Le adoro, por solidaridad machista. Unos  tanto como San José María Escrivá de Balaguer, el genio fundador del Opus Dei, y otros tan poco como el esposo de María, estos días de riguroso luto. 

 

Ha sido como un rayo fulgurante o una visión mística. La lista prodigiosa de las odaliscas del complot catalánico, que si fueran mozas buenas de carácter y talento luminoso y perfil menos arrabalero en su hablar, les rendiría culto de varonía y cultura persa, coreana o chavista. A ver, que se pongan en fila las revoltosas agridulces damas de la caridad y del amor hermoso, las que agitan a las masas con profundo amor materno, con el peligro de que algún hijo o hija caigan abatidos por el furor de los Mossos de Escuadra, el ejército privado de Carles Puigdemont que pagamos los españoles generosamente, don Mariano, como la TV3 con sus soflamas revolucionarias o leninistas. ¡¡¡Bieeen, coñe!!!

 

 

No son brillantes, mas turban la paz catalana y charnega, excitando los bajos instintos del separatismo y de los neocomunistas herederos del padrecito Stalin o de esa bestia política de Maduro que fríe a sus enemigos en las prisiones venezolanas, sin que se levante una sola voz de protesta y le maldiga. Instintos del separatismo de los manglares que llevan dentro los más jóvenes, que ríen a las cámaras de las televisiones o se tapan las caras traidoras, claro que sin disfunciones españolistas que suelen ser más detectables.

 

Las mareas feministas empujan con ansias al PROCESS que controla la burguesía pujoliana corrupta que no acaba de dar a luz ni una idea, sino abortos de pensamientos fuera de la órbita europea, por ingestas de sobredosis de avaricias coyundales que emanan de fuentes parlamentarias de un Torrent embravecido que no hace funcionar el travase de ideas, el diálogo, sino el monólogo. El presidente que la tiene corta, la vista política y anda a pulmón salido.

 

Ese equipo femenino, que no parece tal, sin remordimientos, tensando las violencias en las calles que tienen nombres y apellidos. Carmen Forcadell, siempre maniobrando al choque frontal. Marta Rovira, la sonrisa del régimen, huyendo a ninguna parte. Irene Montero, la íntima de Pablo Iglesia que desplazó al honrado Errejón, sin méritos, encendidos los ojos de ira al modo de la pepera Celia Villalobos. Enchufe eléctrico del caudillo populista ¡¡que horrror !! Anna Gabriel, con dos enes para erradicar su españolidad, escapándose a Suiza sin motivos o para encontrar un trabajo rentable bajo el paraguas de «exiliada». Ada Colau la señora del ayuntamiento que llegó a la carrera para colocarse y desplazar al más competente, Domenech, y le abrió la puerta al líder de Podemos. Clara Ponsatí, la de la limpieza étnica en la educación en los colegios catalanes, arruinando a los hispanoparlantes. Se dice depuración lingüistica. Pilar Rahola, agitadora de masas en medios del régimen catalán y de empresarios polivalentes protegidos por la vicepresidenta del maestro Rajoy, para hundir al PSOE tambaleante en manos del feminoide Iceta, el bello Pedro y su camarilla federal, posando como un actor de cine. Elsa Artadi, Mercé Canals, Marta Rovira huyendo de su propia sombra y argumentando que es madre y las periodistas Ana Pastor compañera del ídolo del populismo televisivo parcial y tóxico, Helena Resano, etc. etc. Una flota de remeras sin conciencia y rumbo cuando hace mala mar y el barco escora con peligro.

 

 

La rompida catalana, el ruido de los tambores secesionistas rebeldes vendidos con el apoyo de sus socios de todos los extremos, hasta del jefe de los herederos del nazismo alemán, que visitó cariñosamente a Carles Puigdemont ya está a las puertas de un infierno, en donde no será recibido por Dante y darles un paseo para que observen y comparen. La canopia del bosque español es de secano. Después de la muerte de Franco elegimos el camino de la paz, hoy amenazada, la solidaridad y las libertades, hasta el alunizaje de los amos de Podemos, voluntad de reconciliación permanente que estuvo reflejada en la Transición, de cuya generación formo parte, cuyo broche de oro fue la DECLARACION DEL GOBIERNO SOCIALISTA, y el apoyo de otras fuerzas políticas, y sus líderes, de Felipe González, precisamente un 18 de Julio de 1986, huyendo de cualquier tipo de mezquindades, sectarismo y rencor. Respiramos oxígeno 43 millones de ciudadanos confiando en el futuro porque había esperanza. Hoy la paz está en peligro y para amenazarla aún más se prepara por los extremistas y los laboriosos sindicatos UGT y CCO, uno de cuyos secretarios generales huele a mercenario, una manifestación que se desea termine en huelga general en Cataluña. Quince días antes, el 1 de Abril, la extrema derecha calibra organizarnos otra fiesta, la victoria de Franco en la guerra civil. Se trata de abrir la brecha de las dos Españas sin dar la posibilidad de seguir la estela de una tercera como hemos propuesto muchos españoles desde la Transición, y que ya sugirió Bestéiro, que falleció podrido en una cárcel pero sin renunciar a su idea primera, que es la que ya tenemos desde que se aprobó la Constitución vigente, con sus luces y sombras, pero no hundida en la oscuridad o rota en mil pedazos y regada en sangre, que es la propuesta que se nos propone para ofrecernos una dictadura de colores.               

 

 

 

J.J. CANO VERA