El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha confirmado el cese del exjefe de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, el coronel José Manuel Sánchez Corbí, quien fue cesado en verano tras remitir un correo a sus subordinados instándoles a paralizar las actuaciones que dependiesen de la partida de los fondos reservados, ya que desde la Secretaría de Estado de Seguridad se había congelado ese dinero, tal y como desveló Vozpópuli.

Según han informado a este periódico fuentes de Interior, Marlaska ha rechazado el recurso que presentó el afectado tras el cese de su puesto, firmado por la secretaria de Estado de Seguridad, Ana María Botella. Las mismas fuentes aseguran que ahora a Sánchez Corbí le queda todavía la posibilidad de recurrir esta decisión ya ante la Justicia por la vía de lo contencioso.

Marlaska y Corbí mantenían desde hace años una buena relación personal heredada de los tiempos de la lucha contra el terrorismo de ETA, cuando el ahora ministro desempeñaba el cargo de juez central de Instrucción en la Audiencia Nacional. Corbí, por su parte, era un veterano mando de los Servicios de Información del Instituto Armado.

Condecorado por Interior

Marlaska ha agotado el plazo que tenía para deliberar ante este recursopresentado por Corbí y, entre medias, el veterano mando fue condecoradopor Interior, lo que llevó a pensar que el ministro pudiese revocar el cese, algo que finalmente no se ha producido. Desde entonces, en su puesto al frente de la Unidad Central Operativa, se encuentra Francisco Javier Sánchez Gil. 

El origen del problema fue la decisión por parte de la Secretaría de Estado de Seguridad de paralizar durante dos meses la autorización para el uso de los fondos reservados, destinado a las unidades investigadoras de la Policía y de la Guardia Civil.

El Ministerio del Interior admitió esta situación pero la enmarcó en una revisión de los protocolos que empleaba el departamento anterior del ministro Juan Ignacio Zoido. Insistía en cualquier caso el ministerio en que si algún cuerpo policial necesitaba un dinero de forma urgente, se le concedía, razón por la que sentó mal el correo remitido por Corbí que propició la pérdida de confianza y por tanto su cese.

 

 

FUENTE: VOZPOPULI