Una de las plantas camufladas es del presidente de Coag en Torre Pacheco

 

Más de medio centenar de efectivos de la Guardia Civil e inspectores de Medio Ambiente del Ministerio de Transición Ecológica participan desde ayer por la mañana en una macrooperación de búsqueda de desalobradoras ilegales, vertidos de salmueras y pozos de agua sin permiso en explotaciones agrícolas de varios municipios ribereños del Mar Menor.

El dispositivo, puesto en marcha por orden del Juzgado de Instrucción número 2 de Murcia, halló, en el primer día, al menos una veintena de plantas ilegales, según fuentes de la investigación, además de otros tantos pozos pinchados sin permiso.

Una de las plantas se localizó en la finca del presidente de Coag en Torre Pachecho, Juan Luis Sánchez, en el subsuelo de la explotacion agrícola, instalación que fue precintada. En total, los agentes clausuraron alrededor de medio centenar de desalobradoras y pozos ilegales, «que estaban bien escondidas», indican las mismas fuentes Además, los guardias civiles e inspectores encontraron ‘desaladoras portátiles’ que se trasladaban en remolques.

Los propietarios de las fincas donde se hallaron las desaladoras ilegales tendrán que acudir a declarar próximamente ante el juez instructor.

Los vehículos oficiales, unos 40, partieron ayer desde Torre Pacheco y están ‘peinando’ las fincas de este municipio, y de Los Alcázares, de Cartagena, de San Javier y de San Pedro del Pinatar, todas en el Campo de Cartagena. Los agentes tuvieron el apoyo de un helicóptero, que sobrevoló la zona inspeccionada.

Estas actuaciones, que se pueden prolongar, al menos, otra jornada más, forman parte de la operación global de investigación de los vertidos ilegales y contaminación de la laguna salada, que se basa en la denuncia que elaboró el año pasado el entonces fiscal de Medio Ambiente, José Luis Díaz Manzanera (hoy fiscal jefe), y que fue admitida a trámite por el Juzgado de Instrucción número 2 del TSJ de Murcia, cuyo titular es actualmente Ángel Garrote.

En esta denuncia, el fiscal apunta a veinticuatro agricultores y sociedades agrarias como posibles causantes de la contaminación por nutrientes del Mar Menor y que pudo ser una de las causas de la conocida como ‘sopa verde’, denunciada por los ecologistas de Anse.

Es en esta parte de la denuncia en la que están trabajando actualmente los agentes de la Benemérita, inspecciones que están siendo coordinadas desde el juzgado instructor.

El caso denunciado por la Fiscalía también apunta en sus conclusiones como responsables de la degradación de la laguna salada a directivos de la consejería de Agricultura, entre ellos el exconsejero Antonio Cerdá; de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS), como los expresidentes José Salvador Fuentes Zorita y Rosario Quesada, además de diez altos cargos de sus respectivos equipos. En total, alrededor de medio centenar de investigados.

Tanto esos imputados como varios testigos han ido pasando por el juez instructor desde que comenzaron las declaraciones en octubre del año pasado.

Las investigaciones tratan de determinar si la administración, tanto la regional como la nacional a través del organismo de cuenca, actuó debidamente para evitar la contaminación de la laguna salada costera como consecuencia de los vertidos que a lo largo de los años se hicieron procedentes, en concreto, de la agricultura.

Los vertidos continúan

En los últimos dos meses, la Plataforma Pacto por el Mar Menor ha denunciado nuevos vertidos a la laguna a través de la Rambla del Albujón, si bien los análisis no fueron concluyentes de que se tratara de la actividad de las desalobradoras agrícolas.

De hecho, el director general del Mar Menor, Antonio Luengo, reconoció entonces la alta concentración de nutrientes que denunciaba la plataforma «porque todo el acuífero del Campo de Cartagena tiene un nivel de nutrientes muy alto. Pero, según los análisis semanales de la Comunidad, este agua no tiene una alta capacidad de salmuera».

La plataforma volvió a denunciar vertidos a la rambla el pasado 19 de marzo y la Comunidad, tras tomar muestras de las aguas para sus análisis, aún no se ha pronunciado sobre el posible origen de los mismos.

 

 

FUENTE: LAOPINIONDEMURCIA