El partido de Albert Rivera tira de ironía después de que el secretario general del PSOE afirmase ayer en La Sexta que si hubiese gobernado con Podemos, «no dormiría por la noche»

 

La certeza de que habrá comicios el próximo 10 de noviembre ha activado la maquinaria electoral de todos los partidos políticos. Aunque lo nieguen, cada intervención y cada iniciativa están medidas para tratar de salir beneficiados en esta segunda vuelta en las urnas.Ayer, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, trató de justificar en La Sexta su rechazo a un gobierno de coalición con Podemos que ya había aceptado en julio. Según él, si los compañeros de filas de Pablo Iglesias hubiesen entrado en el Consejo de Ministros, «no dormiría por la noche».

El victimismo exhibido ayer por Sánchez en «Al rojo vivo» no ha calado en Ciudadanos (Cs), que ha registrado hoy una batería de preguntas al Gobierno cargadas de ironía ante los «problemas de sueño» del candidato socialista a la Presidencia.

1. Las negociaciones

«¿Qué opinión le merece al Gobierno que el candidato propuesto por el jefe del Estado, el señor Pedro Sánchez, haya estado repartiéndose ministerios y sillones durante seis meses con un partido que no le permite dormir tranquilo?».

En la primera de las once cuestiones, para las que Cs solicita respuesta gubernamental por escrito, el partido liberal evidencia la incoherencia entre las negociaciones emprendidas por Sánchez desde el 28-A con Unidas Podemos y su afirmación ahora, después de haber culpado a la oposición al completo de la repetición electoral, de que no podría «dormir por la noche» con ellos en el ejecutivo. El líder del PSOE llegó a proponer a Podemos una vicepresidencia para Irene Montero y otros tres ministerios, pero después rechazó ofertas muy similares de los morados por «pérdida de confianza».

2. Pactos autonómicos

«¿En qué grado le impiden dormir al presidente los Gobiernos de las siete comunidades autónomas en las que gobierna con ese partido que le quita el sueño? ¿Cree el Gobierno que la conciencia del presidente Sánchez es, tal vez, más afilada que las de María Chivite, Ximo Puig, Javier Lambán o Francina Armengol?».

El PSOE está gobernando en coalición con Unidas Podemos —y con otros partidos en algunos casos, como en Navarra o la Comunidad Valenciana— en hasta siete comunidades autónomas. Los programas de Podemos no divergen de un territorio a otro, por lo que Cs se pregunta por qué los socialistas han sellado gobiernos de coalición con ellos a nivel regional, pero no pueden replicarlos en el ámbito nacional. Un argumento también utilizado por Iglesias en sus negociaciones con Sánchez.

3. EH Bildu

«¿Piensa este Gobierno que la presidenta de Navarra duerme bien por las noches con Otegui como socio de gobierno?».

El «pacto de la infamia», como lo definió en su día Rivera, el del Gobierno de Navarra, es motivo de una pregunta individualizada. Esta vez no preocupa la conciliación del sueño del presidente del Gobierno en funciones, sino de la jefa del Ejecutivo navarro, la socialista María Chivite. En la Comunidad Foral ganó las elecciones la coalición constitucionalista Navarra Suma, pero el PSN prefirió aliarse con los nacionalistas de Geroa Bai y con la izquierda radical. Para colmo, la aritmética exigía la abstención de EH Bildu —coalición heredera de la ilegalizada Batasuna— y hace depender la legislatura de los «abertzales».

4. Impuestazos

«¿Cree el Gobierno que los parados, los autónomos, los españoles que llegan justos a final de mes o las madres y padres de familia duermen bien cuando Sánchez se niega a aceptar la propuesta de Ciudadanos de no subirles más los impuestos y se mantiene en la idea de Podemos de aumentar 30.000 millones el gasto y más de siete impuestazos?».

Los Presupuestos Generales del Estado pactados entre el PSOE y Podemos y tumbados por el Congreso preveían un incremento de impuestos que supone «un sablazo» a las familias, según Cs. Los liberales exigieron a Sánchez como condición a abstenerse en su investidura que renunciase a los «impuestazos», pero el jefe del Ejecutivo en funciones desoyó esta y las otras dos peticiones de Cs.

5. Homenajes a etarras

«¿Le quita el sueño al presidente del Gobierno que se hayan celebrado bajo su mandato más de doscientos homenajes a etarras?».

Ciudadanos lleva años reclamando, en vano, que se prohíban por ley los homenajes a etarras.

6. Alsasua

«¿Le quita el sueño a este Gobierno el bienestar de los guardias civiles destacados en Alsasua?».

La agresión a dos guardias civiles y a sus parejas en Alsasua (Navarra) llevó a Cs dos años después a celebrar un acto en la localidad en homenaje y defensa de la Guardia Civil. Según el portavoz socialista en el Senado, Ander Gil, los liberales solo habían ido allí a «agitar el odio».

7. Catalanes constitucionalistas

«¿Considera este Gobierno que los catalanes constitucionalistas tienen motivos para dormir bien con su pasividad ante la rebeldía de Torra o cuando el Gobierno niega que haya adoctrinamiento o se espíe a los niños en las escuelas de Cataluña? ¿Confirma, por el contrario, que Torra duerme a pierna suelta tras su negativa a aplicarle el 155 ante su llamada a la desobediencia?».

El presidente de Cs solicitó en la penúltima sesión de control al Gobierno una reunión para abordar una posible nueva aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña. Quim Torra ha amenazado en varias ocasiones con «calentar la calle» y con no «acatar» la sentencia a los cabecillas del «procés», pero no hay respuesta gubernamental.

8. La purga de Edmundo Bal

«¿Le quita el sueño al señor Sánchez haber destituido al abogado del Estado Edmundo Bal a sabiendas de que defendía la verdad de las pruebas en el juicio por el golpe de Estado en Cataluña y nada más que para que ERC y JxCat le apoyaran en el Congreso?».

En Cs están convencidos de que la purga de uno de sus fichajes estrella, el abogado del Estado Edmundo Bal, esconde motivaciones políticas. Los liberales consideran que el hecho de que la Abogacía del Estado no incluyese la violencia en su escrito de acusación o que ningún miembro del Gobierno descarte un futuro indulto a los políticos presos se debe a una negociación con los independentistas.

9. El relator

«¿Le quita el sueño haber aceptado la figura del «relator» en Cataluña?».

El Gobierno llegó a aceptar la existencia de un «relator» en sus conversaciones con la Generalitat, una especie de mediador que solo se utiliza normalmente en conflictos bélicos entre dos Estados distintos y que causó indignación entre las propias filas socialistas. Dimitió Soraya Rodríguez —ahora en el Parlamento Europeo con Cs— y fueron muy críticos socialista históricos como Felipe González y Alfonso Guerra.

10. Los «abusos policiales»

«¿Le quita el sueño haber avalado la ley de «abusos policiales» en Navarra y en el País Vasco?».

El Parlamento vasco y el navarro, con el apoyo del PSE y del PSN, aprobaron sendas leyes que prevén que una comisión parlamentaria juzgue si hubo «abusos policiales» en su actividad para combatir la actividad terrorista de ETA. Cs argumenta que esto deben decidirlo los jueces y no los políticos y ambas leyes se encuentran actualmente en estudio en el Tribunal Constitucional.

11. El acoso en el Orgullo

«¿Le quita el sueño haber justificado la violencia a representantes de otras formaciones políticas, como aquellos que fueron increpados en Madrid el día del Orgullo?».

Ciudadanos fue muy crítico con el ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, por afirmar que pactar, directa o indirectamente con la «extrema derecha», debía tener «sus consecuencias». Los integrantes de Cs que acudieron a la marcha del Orgullo LGTBI en Madrid fueron increpados y acosados, hasta el punto de que tuvieron que ser escoltados por la Policía fuera de la manifestación para evitar males mayores.

 

 

FUENTE: ABC