La carta acusatoria del arzobispo Viganò pidiendo la dimisión de Francisco saca a la superfice una batalla contra el Pontífice que durante cinco años se libró soterradamente

 

 
 
 
 
 
FUENTE: ELPAIS