LA FOTO GLOBAL  

Todos prometieron objetividad, juego limpio, seriedad y respeto en una concentración de luto a la que acudieron españoles de Cataluña para recordar cómo la crueldad humana a veces no tiene ni límites ni freno. Un reguero de sangre, dolor y muerte. Una multitud que deseaba dar ejemplo de unidad al mundo, pero nos engañaron los organizadores. Los partidos separatistas, sus líderes y otras organizaciones que convirtieron el acto en otro acto sin fondo ético, de fríos  sentimientos, manipulandolo de principio a fin y desprestigiando a las instituciones. Lograron transformarlo en un estadillo publicitario en favor de una Cataluña robada al pueblo español.


Cuando arrancaba el homenaje a los muertos y a las víctimas del terrorismo, en ese momento preciso, más de cien banderas soberanistas fueron levantadas tras la figura física del rey, también silbado, como si aquello fuera un partido de fútbol, una final de Copa. Felipe VI rodeado, acosado y vituperado.  Diez minutos después desaparecieron de las cámaras de televisión. Todo preparado milimétricamente. No nos mereciamos los españoles tamaño desafuero. Viendo el deplorable espectáculo sentimos horror y MIEDO. Y pensamos que si no eran capaces de frenar sus impulsos irracionales, la crisis moral de esos políticos es un peligro para los buenos catalanes españoles. Si decidieron pisotear los recuerdos, es que algo tremendo esconden en sus almas y en sus objetivos futuros que necesariamente cuentan con apoyos criminales de mafias extranjeras. 


La foto que ha dado la vuelta al mundo político, un Jefe de Estado tapado de enseñas golpistas, expresión de la baja calidad de unos dirigentes despreciables, y el escaso valor intelectual de un Gobierno de secano que preside un señor llamado Mariano Rajoy, del que se rien sus adversarios y deja asombrados a los medios de información por su falta de olfato político. No ha sido una concentración por la unidad, sino otro paso en la loca carrera por la ruptura constitucional y el derribo del sistema de libertades y el respeto a las leyes fundamentadas en la paz, la convivencia y el diálogo nacido de la cultura política. El” proces” sigue y el referendum tendrá otro día, no importa cuándo, sino cómo llegará a las urnas desertoras, vacías de dignas ideas.

                                                                                        

Los bárbaros atentados en Cataluña responden a una estrategia planificada con objetivos alcanzados por terroristas y apoyos extremistas catalanes o no. Cada día que pasa nos llenamos más de razones lo que opinamos con cierto criterio, que todo ha sido un complot para abrir un hueco, altamente peligroso, como es crear un Estado Catalán, una República Popular en el flanco sur de Europa, que el fanatismo islámico viene intentando desde el año 711, cuando invadieron España después de Guadalete. Posteriormente llegaron hasta Viena, los musulmanes otomanos. Esta guerra sucia y criminal, apoyada por el separatismo sectario, tiene en estos dos últimos años unos atentos testigos que probablemente se estén frotando las manos. Israel, los servicios secretos del Mossad y sus estrategas militares. Los datos son contumaces y alarmantes, ésta guerra del Estado Islámico contra todos, apoyado por Siria y Persia hoy Irán, ha desencadenado una guerra total de mahometanos contra mahometanos, a muerte con cientos de miles de asesinados en sus retaguardias y en los varios frentes abiertos. Un escenario de horror en el que se han levantado banderas sin cuartel llenas de sangre inocente.

                                                                

La otra batalla, la política de separatistas radicales sin escrúpulos, es otro frente, el urbano. Nadie para esta sangría, ya que los grandes responsables del genocidio mantienen las armas en las manos y hasta las astas de banderas de componente golpista. Hay al menos, una decena de financiaciones llegadas desde Arabia Saudita, China, Corea del Norte, Turquía, Rusia, Qatar, Venezuela, Irán, Estados Unidos y sus socios colaboradores desplegados esencialmente por Europa y el resto del mundo global. Un Sistema con profundas raíces religiosas de la Edad Media que trata de arrasar al del Mundo Libre de los cruzados o Demócratas en Libertad. Somos los infieles a los que hay que sacrificar gritando el mortal eslogan de Alá-ak-Bar. Tenemos miedo de tantos criminales sueltos en la política internacional convertida en un infierno de sectas, y a la falta de valor de nuestros dirigentes agazapados en madrigueras, acobardados, y hondamente divididos, porque algunos de ellos también cobran. Palabras dignas e ideas que nos dan miedo porque se dispara contra nuestras espaldas.

 

                                               EL GALLO