SEÑOR DELEGADO DEL GOBIERNO

 
 

 La oleada de robos, asaltos de casas de campo, chalets, comercios, tiendas almacenes y tirones no es que se nos haga insoportables, porque el tema de la corrupción ha endurecido la piel del pueblo murciano, y cuando es reincidente, contumaz, como ha declarado recientemente el sucesor de Cristo en la tierra, el papa Francisco, puede tener rasgos  violentos. La situación en la Región murciana se ha agravado y tensionado en los últimos meses, desde el Día de los Santos Inocentes, porque ya se hace sangre, se asaltan viviendas de personas ancianas e incluso se te cuelan los ladrones a pleno día sin importarles un bledo si estás en casa o has ido a poner una denuncia por intimidación. La cresta de la ola de robos está a punto de arrollarnos a las personas decentes, inclusos con miedo, porque mucha gente sabedora que los bancos no son de fiar, se están llevando la pasta ahorrada a sus domiclios, no bajo el colchón, sino taladrando búnkers. Unos son gentes honradas, otros se han forrado con el negocio de la mafia del ladrillo, y los más esconden los productos de apropiaciones indebidas y lo que sea menester, altos cargos, también, según cuentan los medios bien informados.     

 

 

Y las drogas ¡¡ah las drogas, divino tesoro millonario!!. Murcia tiene el dudoso honor de tener a la ciudad de Molina de Segura, según contaba recientemente la Sexta TV, de batir récord nacional, como corresponde al Reino de Murcia, rompiendo moldes ejemplares. También en Las Torres de Cotillas donde el menudeo es una máquina maravillosa, como El PALMAR-LOS ROSALES y la famosa calle Santa Rita en donde no se produce ni un acto delictivo de resonancia mediática. Aquella zona es un paraíso espiritual y financiero. No sabemos, no saben los de LAS TORRES lo que sucede, pero desde que dejó de ser alcalde Domingo Coronado, esto de la delincuencia va a peor, hasta el punto que en las zonas residenciales o urbanizaciones, han tenido que recurrir a firmar contratos con empresas privadas motorizadas. A mí mismo, en mi  gallinero, han entrado dos veces. De madrugada y a la tardecita, escopeta en ristre, pero sin cartuchos, cuando oía palabras del idioma árabe, tan conocidas. Dicen los que sabemos que las prisiones españolas de lujo, atesoran una población extranjera de un casi 40% y demasiados parados que cuando prueban los menús se niegan a volver a ser libres.

 

 

Eso si, señor delegado del gobierno de La Unión y el resto de la Región, ver guardias urbanos o nacionales, ahora muchos durante las fiestas, luego terminamos siendo territorio apache. Mi propuesta es que para llegar a ser delegado del Gobierno con más seis mil euros mensuales de sueldo se necesitan muchas facultades mentales y que no basta ser militante de un partido. Es un error aunque usted señor Bernabé haya tocado ya moqueta y los ropajes del predicador Valcárcel. Ya vé y observará, que todo se lo escribo con ironía, pero vigile a la tropa delincuente más, mucho más. Usted no sabe lo que impresiona que te pongan un cuchillo de dos palmos de largo en la barriga, a las tres de la madrugada. Palabrita del Niño Jesús de Mula.         
 

 

 

EL ZORRO