Los socialistas opinan que el líder de MC incita a la «violencia» y los populares creen que es un «personaje incapaz de controlar su ira»

Alrededor de 200 personas se volvieron a concentrar frente al Palacio Consistorial de Cartagena para protestar contra el pacto alcanzado el sábado entre el PSOE y el PP para gobernar los próximos cuatro años. En esta ocasión se escucharon más fuerte los gritos de «¡Castejón dimisión!», «¡corruptos!» y «¡manos arriba esto es un atraco!». Mucho más cuando el concejal de MC y exalcalde de Cartagena, José López, se subió a los escalones de acceso al edificio y arengó a los concentrados.

Allí arremetió duramente contra Ana Belén Castejón y Noelia Arroyo, a las que llamó «populistas» y «sinvergüezas», e incluso llegó a levantar el puño, enérgico, y gritó: «las verdades, como puños. Y si hace falta, a la cara, donde hay que dárselas, por Cartagena, siempre por Cartagena», proclamó López.

Dijo que Castejón ha conseguido cuatro años más de trabajo, porque de lo contrario estaría «haciendo pelotas en Pozo Estrecho». Aseguró que el marido de Arroyo trabaja en la farmacéutica Hefame «por la cara». Y no se olvidó de Padín, a quien tildó de «chupón militón». Tampoco lo hizo de la concesionaria del servicio de aguas, Hidrogea, a cuyos dirigentes llamó «sinvergüenzas».

Afirmó que le critican porque «dice corruptos a los corruptos, a los ladrones, ladrones y a los ‘murcios’, a los que nos roban el desarrollo, a los mismos que se llevan la ZAL y los puestos de trabajo otra vez a la puta Murcia». Y restó importancia al hecho de calificar a Arroyo como una «rubia con los labios pintados». Dijo que son «los únicos tres putos insultos que he dicho en cuatro años».

Añadió que el pacto que él firmó con Ana Belén Castejón hace cuatro años sirvió para «desalojar la corrupción del Ayuntamiento», y el de ayer ha servido «para volver a traerla, aunque nunca se fue estando el PSOE». Pidió a los manifestantes a que cuando PSOE y PP vayan a sus barrios y diputaciones les den la espalda y animó a sus militantes a que «se den de baja en esos partidos y se afilien a MC».

«Desprecio a la democracia»

Para Castejón, de esta forma, López incita a la «violencia» y a la «agresión». Cree que es una actitud «antidemocrática y autoritaria» y que así «está generando un clima de tensión social que no es beneficioso para el municipio». Para Arroyo, con la concentración, en MC «demuestran su desprecio por la democracia», ya que las declaraciones de López «incitan al odio». Añadió que «es un personaje que se ha demostrado incapaz de controlar su ira». Y Manuel Padín, de Cs, adelantó que «denunciaremos en los juzgados los escraches, las amenazas y el llamamiento a la agresión contra miembros de la corporación».

 

Castejón llevará Urbanismo; Padín, Turismo, y Arroyo, Hacienda e Infraestructuras

 

PSOE, PP y Ciudadanos se ponen a partir de este lunes a concretar qué concejales llevarán las siete áreas de gobierno repartidas ya en el tripartrito del Ayuntamiento de Cartagena, durante los próximos cuatro años. Como base tomarán el pacto al que llegaron minutos antes de la celebración del Pleno del pasado sábado, en el que acordaron que socialistas y populares se alternen en la alcaldía. Sí está ya comprometido que Cs, grupo liderado por Manuel Padín, llevará Turismo y Comercio. Este edil ocupará también el cargo de segundo teniente de alcalde. También está cerrado que, más allá de la titularidad del área, ninguna delegación será ejercida en exclusiva por un único partido.

Así, y según lo acordado, el PSOE de Ana Belén Castejón, se hará cargo de las competencias de Urbanismo, Vivienda, Medio Ambiente y Proyectos Estratégicos. A ello se le unirán las concejalías de Cultura, Igualdad, Patrimonio Arqueológico, Fiestas y Juventud, así como de Empleo, Educación y Salud. El PP de Noelia Arroyo llevará Infraestructuras, Servicios y Relaciones Vecinales, así como Hacienda y Desarrollo Económico. También dirigirá el departamento de Bienestar Social.

Para que todo ello funcione sin fisuras crearán un órgano de coordinación, que estará formado por las tres fuerzas políticas firmantes, que supervisará el cumplimiento correcto del acuerdo y su desarrollo.

Además de las áreas de gobierno, el tripartito acordó trabajar de manera conjunta en siete puntos, siempre sin «renunciar a las legítimas particularidades de cada una de nuestras formaciones», dice el escrito.

Un programa participativo

En él se comprometen a conformar un programa más participativo por parte de los ciudadanos y que sea transparente. También que sirva para transformar Cartagena en una ciudad digital y que llegue a ser la capital del Mediterráneo. En cuanto a empleo y economía, quieren facilitar a los emprendedores la puesta en marcha de sus negocios y proporcionar «seguridad» y «estabilidad», para llamar la atención de los inversores.

Su intención es la de continuar potenciando «nuestro patrimonio cultural e histórico, recuperando lugares como el Anfiteatro Romano y la Catedral de Santa María la Vieja. Todo ello sacando el máximo partido a nuestro potencial turístico, para abrir mercados y fomentar el turismo de calidad».

Entre otros asuntos, también acordaron trabajar más unidos con la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT), «para sumar sinergias y que su conocimiento sirva para el crecimiento de nuestra ciudad». Como municipio impulsor de la FP Dual, quieren usar estos estudios para construir «la ciudad del conocimiento».

Zonas peatonales y jardines

En lo que se refieren a sostenibilidad, plantearon convertir a Cartagena en una ciudad «amable» para los vecinos y «acogedora» para los visitantes. Trabajarán, según el escrito de acuerdo, por «un municipio con zonas peatonales, con una movilidad eficiente y con la seguridad jurídica que dará tener un nuevo Plan General de Ordenación Urbana.» Con todo ello apostarán por las energías limpias y por la recuperación de los suelos contaminados.

Creen que Cartagena debe estar integrada en las redes de tráfico y comunicación de España y Europa. Por eso prometen reivindicar la llegada más pronta posible del AVE soterrado, y la puesta en marcha de trenes Alvia, así como de una nueva línea de Cercanías que acabe «con las deficiencias de conexión que padecemos». «También queremos que se pongan en marcha las infraestructuras necesarias para el crecimiento del Puerto de Cartagena, para que siga siendo la puerta de entrada al sureste español», incluye el escrito.

En el último punto se apuesta por una Cartagena solidaria e igualitaria. «Los cartageneros somos gente solidaria, y su Ayuntamiento tiene que reflejarlo». Por eso, remata el documento, «estaremos al lado de los que más lo necesitan: de nuestros enfermos, de nuestros ancianos, de nuestros niños en situación de pobreza, de las familias desamparadas y de todas las personas que corran riego de exclusión social».

A todo ello, añadirán un compromiso de lucha por una «igualdad real». Ello lo conseguirán fomentando la conciliación y la concienciación, sin olvidar la protección a la sociedad del maltrato. «Tendremos como un eje central de nuestro gobierno los 17 objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU», concluye.

Contra la amenaza autoritaria

En el documento también explican las razones que les llevaron a este acuerdo. Argumentan que «habría sido irresponsable que no intentásemos impedir que el Ayuntamiento se convierta en un problema para los ciudadanos». «Nuestra obligación es luchar contra la amenaza de un gobierno inoperante y autoritario que detenga la gestión municipal y lleve a cabo el ya anunciado bloqueo de proyectos esenciales para el futuro del municipio», añade.

Otro de los argumento es que con su unión «atendemos, además, la voz de numerosos sectores de la ciudad que nos han trasladado su preocupación ante estas amenazas y que han pedido que nuestras formaciones políticas busquen el acuerdo que haga posible alejar esos riesgos para el futuro de Cartagena».

Por último, las tres formaciones PSOE, PP y Ciudadanos se comprometen a actuar con «lealtad mutua», a «avanzar» mediante el diálogo hasta el final del mandato y a «sumar nuestras capacidades de interlocución en beneficio del interés general de los cartageneros».

 
 

FUENTE: LAVERDAD