El Gobierno alemán no vetará una eventual decisión de la Justicia de extraditar a España al expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont, como quieren los abogados de la defensa, según informaciones del semanario «Der Spiegel».

El Ejecutivo de Angela Merkel, apunta la revista citando fuentes gubernamentales, considera que dar ese paso -el veto- sería una «afrenta jurídico-política hacia los estados federados», a los que se han transferido las competencias de autorizar las extradiciones.

Puigdemont, responsable del ejecutivo catalán entre enero de 2016 y octubre de 2017, fue detenido el pasado domingo por la Policía alemana cuando acababa de cruzar en coche la frontera desde Dinamarca, en aplicación de la euroorden de detención cursada por la Justicia española.

La detención se produjo menos de 48 horas después de que el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena procesara a 25 implicados en el «procés», 13 de ellos por rebelión, entre ellos el expresidente fugado -al que también se le acusa de malversación-. Ese mismo día, Llarena decidió activar la euroorden contra Puigdemont -que se encontraba en esos momentos en Finlandia- y los exconsellers Antoni Comín, Clara Ponsatí, Meritxel Serret y Lluís Puig.

Una larga fuga

Procesado por el Tribunal Supremo por presuntos delitos de rebelión y malversación, fue la Audiencia Nacional la encargada del caso inicialmente. Dado que no asistió a la declaración ante el juez fijada para el 2 de noviembre, trasladó cinco órdenes europeas de detención y entrega a Bélgica, donde se encontraba desde el 30 de octubre junto a cuatro exconselleres.

Días después, el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena asumió la investigación y solicitó a Bélgica que retirase las euroórdenes. La Justicia belga cerró el caso el 14 de diciembre.

Desde entonces Puigdemont ha permanecido en el extranjero, fundamentalmente en Bélgica, lo que no le impidió ser candidato en las elecciones del 21 de diciembre. Desde el país belga realizó diversos viajes a Suiza, Finlandia y Dinamarca.

 

 

 
FUENTE: ABC