JERÓNIMO TRISTANTE

 

El que niegue la importancia que tiene la imagen en este mundo moderno es un necio y en la política aún más. Cuando estudias ventas, lo primero que te graban a sangre y fuego en la mente es la frase ‘all is marketing’. Así ha sido y así será, desde la noche de los tiempos. Todo es una puta venta, amigos. Todo el mundo vende algo y en esta sociedad de la imagen la política no iba a ser una excepción. Desde Sánchez, pasando por Casado, Rivera o incluso la Arrimadas, todos son bellos y jóvenes, de sonrisa Profiden. Pero ojo, hay una regla en el mundo de las ventas que no debes incumplir: el producto que vendes ha de ser bueno. Si lo que vendes es una mierda, te vas al garete. Si vendes cajas de bombones de foto superapetitosa pero que cuando las abres están vacías, te vas a comer los mocos si es que no acabas mal, porque eso tiene un nombre: estafa. Y esto es lo que sufrimos los murcianos de una parte de nuestra clase política, y hay que decirlo.

El desnivel. Los recientes acontecimientos vividos en la Asamblea Regional y transmitidos a todo el orbe nos coloca a los murcianos en el culo de la realidad política española debido al papelón que han desarrollado una parte de nuestros políticos que, encima, van de listos. El nivel de nuestros próceres no es nivel ya, es desnivel. Donde parecía que no cabía un político zote más han llegado los nuevos que dejan en mantillas a los que teníamos antes. Y mira que era difícil hacerlo peor. Nada tengo en contra de López Miras o la Franco y declaro que no pongo en duda que como personas deben de ser cojonudos. Serán hermanos, novios, hijas y colegas cojonudos y yo me tomaría unas cañas con ellos encantado. Pero coño, Dios no os ha llamado para el camino de la política. Ni de la oratoria. Ni de la brillantez. Ni de la buena formación o el desempeño brillante del trabajo. Y así nos va.

Si el capitán es malo, el barco va a pique. Y estamos en manos de unos personajes que no tienen cualificación alguna para llevar el barco. Si la cosa con Miras ya estaba mal, pues ha venido Isabel Franco a empeorarlo. Una mujer capaz de decir en la misma frase que va a hacer una cosa y la contraria. Es capaz de decir que «todos los escenarios están abiertos» para añadir, a continuación, que «prefiere elecciones a pactar con Conesa». ¿’Cómorr’? Esta capacidad que tiene esta mujer de decir una cosa y la contraria y no ponerse colorada refleja una triste realidad y es que en Murcia tenemos ya políticos que, sin tener siquiera buena imagen, son un ‘bluff’. No hay nada dentro, nada. Solo mucha ignorancia que les impide ser conscientes de que hacen el ridículo. Miras es el presidente LOGSE, que ahí sigue sin aprobar/ganar nunca, y Franco, la lideresa de los pucherazos, ahora entendemos por qué. Y por si esto fuera poco, se suman los ultramontanos.

La tercera pata del banco. Y por si los murcianos lleváramos poco ya en las costillas, llega una panda de individuos que salieron del PP por su ideología extrema y peculiaridades y que no destacan, exactamente, por su equilibrio emocional. Estas tres formaciones han sido incapaces, en casi dos meses, de llegar a un mínimo acuerdo. Se echan a la cara sus mierdas, se engañan unos a otros y pelean sus egos. ¿Se imaginan ustedes qué legislatura nos espera con estos mimbres? Hablamos de unos tíos cuyos acuerdos saltan por los aires por un tuit. ¡Un puto tuit! ¿Cómo nos van a gobernar? ¿Es esta la estabilidad que necesita el empresariado murciano? Sean todos ustedes conscientes de que cualquier ley que les importe como ciudadanos puede volar por los aires por un chascarrillo del Teo o la última ocurrencia del Girauta. Así son ellos. ¿Cuántas situaciones de bloqueo habría en un gobierno del ‘trifachito’? No podríamos ni hacer fotocopias.

Elecciones. Sé de buena tinta que altos cargos de Cs y PP llegaron a un acuerdo ‘escojonándose’ de Vox; «a estos los engañamos», han dicho por ahí. Y los de Vox no son tontos. Gestoso, asesorado por José Gabriel Ruiz -qué boda sin la tía Juana- se la ha clavado a su viejo partido. Ellos solos, los tres, pero sobre todo Cs, se han metido en un lío maestro: quiero los votos de Vox pero ni me siento ni pacto. Pues a ver cómo lo hacemos. Y volvemos al principio del artículo, donde no hay mata no hay patata. Por tanto, ante la situación de bloqueo en la que estamos y dado que la Franco dice que Conesa es ahora un peligroso revolucionario, vayamos a elecciones. Porque estos tres, las tres paticas del banco que nos mantienen sumidos a los murcianos en esta siesta eterna, en esta Vetusta vergonzosa en mitad de la UE del siglo XXI, nos han hecho olvidar algo importante: que el PSRM ganó las elecciones. Pero como esto aquí no sirve de nada, vayamos a elecciones por Dios.