El PSOE elevó este lunes el tono de sus críticas al tripartito que pretenden formar PP, Ciudadanos y Vox porque no se fía de las encuestas que dan a Pedro Sánchez claro vencedor y pronostican que podrá gobernar, bien con Podemos y ERC, o bien con Ciudadanos.

Según fuentes de la dirección federal consultadas por Vozpópuli, todos los sondeos tiene un margen de error superior al 2 por ciento, igual porcentaje que separa ahora mismo a Podemos y Vox; y a Ciudadanos de Podemos; es decir, que realmente están los tres en ‘un puño’ y hoy por hoy no está claroquien quedará tercero, cuarto y quinto:

Si Santiago Abascal da la sorpresa el 28 de abril y hace sorpassoPablo Iglesias dejándole quinto, que es lo que temen no pocos cuadros socialistas, en varias provincias los escaños que la formación morada logró en los comicios de 2016 y que ahora mismo los sondeos adjudican al PSOE (algunas le otorgan más de 130 diputados), podrían acabar engordando a Vox y facilitando ese tripartito de derecha.

De ahí que el secretario de Organización, José Luis Ábalos, reconociera este lunes que «no es suficiente» ser primera fuerza porque el reparto de los últimos escaños en algunas provincias va a jugar un papel determinante en estas elecciones generales. El miedo a un exceso de confianza, como le ocurrió a Susana Díaz en Andalucía, es hoy más grande si cabe en la sede de Ferraz porque «las expectativas son muy altas», admite Ábalos.

Durante la tradicional rueda de prensa de los lunes en la sede de Ferraz, Ábalos cargó con inusitada dureza contra Pablo Casado por haber dicho que Sánchez prefiere estrechar las «manos manchadas de sangre» de Arnaldo Otegui a colaborar con los partidos constitucionalistas.

A juicio del número tres socialista, el líder popular está «inhabilitado» para gobernar porque solo alguien que está «desesperado» ante la certeza de que va a perder el próximo 28 de abril puede caer en semejante «delirio».

 

 

FUENTE: VOZPOPULI