El expresidente del bufete de abogados Cuatrecasas Emilio Cuatrecasas eludió en 2015 su ingreso en prisión después de llegar a un acuerdo con la Fiscalía y con la Abogacía del Estado, según la sentencia del Juzgado de lo Penal número 3 de Barcelona, a la que ha tenido acceso Vozpópuli.

 

El acuerdo, adelantado por El Plural.com, se llevó a cabo cuando Soraya Sáenz de Santamaría era la vicepresidenta del Gobierno de Mariano Rajoy. Emilio Cuatrecasas admitía haber cometido ocho delitos fiscales, aunque sin embargo el ministerio público redujo su petición penas, de los más de 20 años iniciales, a 2 años, según la sentencia, que incluye también una multa de 1.522.828 euros.

El fallo explica también que todas las partes mostraron su conformidad con el hecho que cada una de las 8 penas de 3 meses de prisión fueran sustituidas por otras tantas de 6 meses de multa con una cuota diaria de 30 euros, lo que ascendía a un total de 43.200 euros.

Dependencia jerárquica

En la actualidad Emilio Cuatrecasas ya no forma parte del bufete al que se incorpora Sáenz de Santamaría, que en 2015 formaba parte de un Gobierno, del que dependen jerárquicamente tanto la Fiscalía como la Abogacía del Estado.

El fallo indica que Emilio Cuatrecasas, en un intento de eludir la tributación de varios impuestos, desarrolló una sucesión de negocios simulados, aparentando que dichos activos de su uso personal y familiar tenían relación con una actividad económica.

De esta forma, y utilizando contratos de arrendamiento, tanto las diferentes viviendas utilizadas por la familia, el barco de recreo, el mobiliario, vehículos automóviles y en definitiva gastos propios del consumo personal y familiar, se hicieron pasar como gastos vinculados a una actividad empresarial, consiguiendo con ello según la sentencia, su deducción en la contabilidad de la sociedad, con el correspondiente ahorro fiscal y en perjuicio de la Hacienda Pública.

Además, Cuatrecasas ingresó las cantidades —totales de 3.025.758 euros y de 1.107.468 euros correspondientes, respectivamente, al principal e intereses de las sumas eludidas.

 

 

FUENTE: VOZPOPULI