Edmundo Bal, portavoz adjunto de Ciudadanos en el Congreso, ha expresado que su partido no desea que se repitan las elecciones generales en noviembre, aunque ha reiterado que volverán a rechazar a Sánchez como presidente del Gobiernosi intenta de nuevo una investidura y mantiene al PP como «socio preferente». Es sí, Bal ha admitido que en caso de no formarse Gobierno en septiembre, su partido «tendrá que reflexionar sobre qué postura adoptar».

Bal ha recalcado que el papel que le han dado los españoles a su partido en las urnas es «ser oposición». Por consiguiente, Cs volverá a votar «no» si Sánchez se presenta a la investidura en septiembre, «como le prometimos a los españoles que nos votaron», ha añadido.

En su opinión, al PSOE y a Unidas Podemos no les resultará complicado alcanzar un pacto para sacar adelante la investidura de Sánchez antes de que se cumpla el plazo, evitando así la repetición de las elecciones generales.

Bal no ha querido imaginarse qué ocurrirá si, cuando se vaya a agotar el plazo, sigue sin haber acuerdo entre esas dos fuerzas políticas. «Desde Cs siempre hemos dejado muy claro que no queremos segundas elecciones, que eso es un fracaso para la política española», ha indicado, dejando claro que «el responsable de ese fracaso» sería Sánchez.

Al preguntársele si la formación naranja propondría alguna solución para evitar esos comicios, ha respondido: «Es una hipótesis que, cuando llegue el momento, el partido tendrá que reflexionar sobre su postura, pero yo creo que ha estado muy clara desde el primer día». Eso es el mantenimiento del no a Sánchez, pero sus palabras llegan en la semana en la que el PP ha sugerido la posibilidad de que el Rey nombre otro candidato y que éste podría salir de una coalición entre PP y Cs.

La propia portavoz popular, Cayetana Álvarez de Toledo, apuntó que los de Pablo Casado sólo se abstendrían «si Sánchez deja de ser Sánchez». En relación con la propuesta del secretario general de su partido, Teodoro García Egea, en el sentido de que el líder socialista deje paso a un candidato de consenso, la portavoz ha dicho que tiene la impresión de que eso no va a ocurrir porque, en su opinión, «Sánchez no quiere dar un paso atrás».

«Se lo prometimos a los electores», ha recordado Bal, «lo dijimos en la campaña electoral, dijimos que nuestro socio preferente era el PP, que queríamos hacer un gobierno moderado y de centro» para impulsar «políticas de apoyo a las familias, de bajada de impuestos, de apostar seriamente por la educación» y por un país sin distinciones por territorios, formado por ciudadanos «libres e iguales», ha explicado.

Privilegios a los golpistas como Pujol

Bal, de profesión abogado del Estado y, como tal, hasta la llegada de Pedro Sánchez a Moncloa responsable de la acusación contra los líderes del procés, da por hecho que la sentencia sobre el proceso independentista catalán será condenatoria, «con mayor o menor rigor». El portavoz adjunto de Ciudadanos en el Congreso, ha advertido de que sería «inaceptable», en ese sentido, que se concedieran indultos totales o parciales a los políticos catalanes acusados, o que fueran excarcelados meses después por decisión de la Generalitat.

En su opinión, los condenados deberían cumplir «absolutamente» con la condena impuesta y no disfrutar de «privilegios» penitenciarios como el tercer grado en el caso de que fueran enviados a cárceles catalanas. Bal hace referencia, así, al caso de Oriol Pujol, quien fue puesto en libertad el pasado 31 de mayo por la Generalidad en base al artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario, esquivando así la orden de reingreso en prisión dictada hace una semana por una juez de vigilancia penitenciaria de Barcelona.

Edmundo Bal ha defendido, en una entrevista concedida a Europa Press, que el tribunal presidido por el juez Marchena debe condenar a los acusados por rebelión porque los días 20 de septiembre y 1 de octubre de 2017 hubo «violencia» en Cataluña y «se agredió de manera salvaje» a los agentes de Policía y Guardia Civil.

Además, Bal se ha mostrado convencido de que el Gobierno de Pedro Sánchez concederá indultos a los acusados porque el presidente en funciones ha evitado responder a preguntas de su partido sobre esta posibilidad. «Cuando una persona que tengo enfrente le pongo entre la espada y la pared mediante una pregunta tan directa como ‘Dígame por favor que no los va a indultar’ y no dice nada, pues es que sí», ha recalcado.

Ya de cara al 10-N

De vuelta al desafío independentista, Bal ha insistido en que «son inaceptables los indultos en el caso de una sentencia condenatoria, como presumiblemente todos pensamos que con mayor o menor rigor va a ser», ha añadido el portavoz del partido ‘naranja’, que recientemente se ha incorporado a su ejecutiva.

Tampoco acepta «de ninguna manera» posibles indultos parciales porque se trata de «los delitos más graves que se pueden cometer contra el orden constitucional», ya que suponen «saltarse a la torera» las reglas de consenso de todos los españoles. «¡Cómo va a haber indultos!», ha enfatizado.

Sobre la posibilidad de que los ahora acusados fueran destinados a prisiones catalanas y de que por ello pudieran disfrutar de beneficios penitenciarios como el tercer grado, que se le concedió al político Oriol Pujol, Bal ha subryado que aquella decisión fue «escandalosa» y ha asegurado que Ciudadanos será «firme» para que «se cumpla absolutamente la condena».

«Solo faltaría que estas personas, cometiendo estos delitos, se encontraran en una situación de privilegio con respecto a otras personas que han podido cometer un robo o un hurto», ha señalado.

El 155 contra el «apreteu»

Por otro lado, el portavoz parlamentario adjunto de Ciudadanos ha dicho que cuando el sector independentista «asuma» que debe cumplir con la Constitución «se podrá hablar», pero que por el momento «lo único que se pondrá encima de la mesa» es el artículo 155. «Ahora [los independentistas] están en el ‘apreteu'», ha lamentado.

Bal ha sido interrogado sobre las palabras del presidente de Societat Civil Catalana (SCC), Fernando Sánchez Costa, que defendía que «no se puede decir solo un ‘no’ a las reivindicaciones de dos millones de personas» y apostaba por «encauzar» el movimiento independentista permitiendo por ejemplo que las comunidades autónomas puedan gestionar más impuestos de forma directa. Ante estas palabras, Bal ha subrayado que no va a «comprar ningún discurso victimista» del independentismo.

Así, ha remarcado que existen «cauces institucionales más que suficientes» para que los independentistas puedan «llevar a efecto» sus «legítimas pretensiones», pero que lo que no es justificable es la comisión de delitos.

Lliga Democràtica como rival

Edmundo Bal no ve un competidor en Lliga Democràtica, un partido catalanista de centro-derecha impulsado, entre otros, por la concejal de la plataforma de Manuel Valls en el Ayuntamiento de Barcelona Eva Parera y que ya ha absorbido a algunos políticos del PP y de la antigua Unió. La formación se está preparando para presentarse a las próximas elecciones catalanas y previsiblemente se presentará públicamente en septiembre.

Bal se ha mostrado convencido de que Ciudadanos puede ser el ganador dentro del no independentismo tras los próximos comicios autonómicos porque su «su mensaje ha calado en la sociedad catalana». Con todo, hay que «esperar a que se abran las urnas», ha matizado.

Así, ha defendido que la formación de Rivera está en sus «horas más altas» y ha puesto en valor la figura de la líder del partido en Cataluña y futura candidata a presidir la Generalitat, Lorena Roldán, como persona de «máxima relevancia» dentro de la formación y que ha mantenido el discurso de Cs que le ha hecho ganador de las elecciones en Cataluña.

 
 

FUENTE: ELESPAÑOL