Advierte de que «no se pueden cambiar las reglas del juego a mitad de partido para ajustarlas a lo que le conviene a Sánchez»

 

La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha afirmado que la reforma legislativa con la que el PSOE y Unidas Podemos pretenden reducir la mayoría parlamentaria necesaria para renovar el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) es «vergonzosa» y supone un «mazazo» a la separación de poderes. Por ello, Cs apuesta por recurrirla ante el Tribunal Constitucional si el Congreso de los Diputados acaba aprobándola.

«Esta medida de PSOE y Podemos es un mazazo sin precedentes a la Justicia y a la separación de poderes. Lo que hay que hacer es despolitizar el CGPJ para que los jueces elijan a los jueces, no politizarlo aún más para repartírselo con los separatistas. Vergonzoso e intolerable», ha escrito Arrimadas en un mensaje en Twitter.

Por su parte, el portavoz adjunto de Cs en el Congreso, Edmundo Bal, ha lamentado que este martes se haya «confirmado la infamia» de «querer darle el CGPJ a la mayoría Frankenstein», como denomina la formación naranja al conjunto de partidos que sustentan al Gobierno de Pedro Sánchez.

«Con menos consenso» que el que se precisa con el actual sistema de elección de los vocales del CGPJ, «se van a repartir los jueces el BNG, Esquerra o Bildu», ha señalado en rueda de prensa tras la Junta de Portavoces de la Cámara Baja.

«POLITIZAR AÚN MÁS» EL PODER JUDICIAL

Bal ha lamentado que el PSOE y Unidas Podemos hayan «consumado la amenaza de politizar aún más» la designación de los miembros del órgano de gobierno de los jueces, en «una tendencia clara hacia la ruptura de la separación de poderes», y que lo hagan a través de una proposición de ley para así «sortear los trámites preceptivos» que exigiría la tramitación de un proyecto de ley.

Si la iniciativa para modificar la Ley Orgánica del Poder Judicial partiera del Gobierno (LOPJ) –como anteproyecto de ley–, el Consejo de Ministros tendría que pedir informes al Consejo de Estado, al Consejo Fiscal y al propio CGPJ. Pero al ser una propuesta de los grupos parlamentarios, no existen estos requisitos.

La propuesta de los dos partidos del Ejecutivo de coalición supondría que los doce vocales de procedencia judicial del CGPJ serían elegidos por el Congreso y el Senado por mayoría absoluta en un plazo de 48 horas en caso de que fracasara la designación por mayoría cualificada. De esta manera, no necesitarían los votos del Partido Popular, que se niega a pactar con ellos los nombramientos de los vocales porque rechaza negociar con Podemos.

INCONSTITUCIONALIDAD DE LA REFORMA

Sobre la posibilidad de presentar un recurso de inconstitucionalidad si la reforma es aprobada, Bal ha dicho que la intención de Ciudadanos es hablar con otras formaciones políticas para sumar fuerzas –ya que solo tiene diez diputados– o bien pedirle al Defensor del Pueblo que lo haga.

En su opinión, es «un despropósito y una tropelía» plantear que doce de los veinte vocales que componen el CGPJ se designen con una mayoría parlamentaria determinada –mayoría absoluta– y para nombrar a los otros ocho se requiera otra mayoría distinta –tres quintos–.

También ha avisado al PSOE de que «no se pueden cambiar las reglas del juego a mitad de partido para ajustarlas a lo que le conviene al señor Sánchez» ante la «exigua mayoría» con la que cuenta en el Congreso.

RELACIÓN CON LA SITUACIÓN JUDICIAL DE IGLESIAS

A continuación, el diputado ha expresado el apoyo de la formación naranja al juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón, que ha denunciado estar sufriendo una campaña de desprestigio y de intimidación en redes sociales y en medios de comunicación a raíz de su petición al Tribunal Supremo para que investigue al vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Podemos, Pablo Iglesias, por tres delitos en relación con la ‘pieza Dina’.

Bal ha destacado que, pese a las «presiones y amenazas», García Castellón sigue adelante, «con gran valentía», con esa investigación y continúa también con la instrucción de la ‘Operación Kitchen’, que afecta al PP.

«Quizá porque Podemos se encuentra ahora tan concernido por los casos de corrupción que lo asolan es por lo que presentan este proyecto de reforma de la LOPJ», ha apuntado. La situación judicial de Iglesias se suma a la condena a Podemos y a varios de sus dirigentes por irregularidades en la financiación del partido.

SISTEMA DE ELECCIÓN PROPUESTO POR CIUDADANOS

En cualquier caso, ha subrayado que no es cierto que solamente haya dos opciones, o reducir la mayoría parlamentaria exigible para designar a los nuevos vocales del CGPJ o seguir con este órgano sin renovar por el bloqueo del PP.

Así, ha recordado que Cs propuso una reforma legislativa para que doce de los miembros de este órgano fueran elegidos directamente por jueces y magistrados, en vez de por las Cortes Generales; un sistema que garantizaría «la separación de poderes, la lucha contra la corrupción y la regeneración democrática».

Según ha explicado, este planteamiento va en la línea de las indicaciones de la Unión Europea y del Consejo de Europa, de lo que establecen la Constitución y la jurisprudencia del Tribunal Constitucional y de lo que reclaman la mayoría de las asociaciones de jueces y magistrados.

PIDE A SÁNCHEZ QUE NO PACTE LOS PGE CON ERC Y BILDU

Por otro lado, el dirigente de Ciudadanos ha criticado el «espectáculo lamentable» que, a su modo de ver, dieron Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y EH Bildu este lunes, con motivo del Día de la Fiesta Nacional.

«No desaprovecharon el momento para volver a sembrar la discordia y luchar contra los intereses generales de España. Montaron sus pantomimas y numeritos en el País Vasco, en Navarra y en Cataluña», ha indicado, mencionando la quema de banderas de España y las declaraciones que hicieron esos dos partidos.

A su juicio, era un día en el que «podía haber reinado la unión y la concordia» entre todos los políticos para hacer frente a la crisis del coronavirus y a su impacto económico y social.

Ante la actitud de ERC y Bildu, Bal considera que «estos socios del Gobierno de Sánchez no pueden decidir una sola coma» sobre el futuro del país. «Quieren una España débil, sumisa, quieren romper España», ha asegurado.

Por ello, ha vuelto a preguntar al jefe del Ejecutivo si quiere pactar los Presupuestos Generales del Estado (PGE) con esos partidos o si prefiere aprobarlos con Cs y que sean «de centro, moderados y sensatos» y «vistos con buenos ojos» por las instituciones europeas.

«No hay dos vías, solo hay una de esas dos vías», ha recalcado, instando a Sánchez a elegir la vía de Ciudadanos. «Estamos esperando a que nos llamen para negociar», ha añadido.

MOCIÓN DE CENSURA «PROPAGANDÍSTICA» DE VOX

Por último, el portavoz parlamentario ha afirmado que la moción de censura promovida por Vox contra el presidente del Gobierno, que se debatirá la próxima semana en el Congreso, es «un aparato puramente propagandístico» del partido liderado por Santiago Abascal.

Le parece «absolutamente inconcebible» que, «con la que está cayendo en España» ahora, se planteen iniciativas como ésta «que no llevan más que a la desunión y que son completamente inútiles». Según ha manifestado, el voto de Cs «no será de apoyo a la moción de censura».

 
 

FUENTE: EUROPAPRESS