La venda antes de la herida. El partido Ciudadanos se ha personado como acusación particular en el caso del presunto fraude en las primarias de su partido, celebradas en la Región de Murcia en marzo de 2019. La votación decidía qué candidato se presentaría a la presidencia de la Comunidad Autónoma el 26M. La victoria fue para Isabel Franco, candidata oficialista y actual vicepresidenta del Ejecutivo murciano.

Según fuentes cercanas al caso, Cs ha solicitado al Juzgado de Instrucción nº 5 de Cartagena personarse en el procedimiento en calidad de perjudicado. La petición se ha realizado después de que se solicitara al partido, hace meses y por vía judicial, la entrega de documentación relativa a las primarias que, según las mismas fuentes, «sigue sin entregarse».

La formación política ha señalado que la causa que se está investigando, un presunto delito de daños informáticos y de usurpación de identidad, apunta a una persona identificable y se desentienden de toda actuación o conocimiento relativo al supuesto fraude.

Ciudadanos ha expresado que su agrupación en Murcia es la principal interesada en descubrir al culpable del supuesto delito en calidad de víctima por sus actos. En la misma línea, los de Arrimadas defienden que han cumplido con sus mecanismos de primarias y consideran que esta situación daña su imagen y reputación.

Horas después de que varios medios se hicieran eco del movimiento de Cs a nivel estatal, Franco ha anunciado que se sumaba a la acusación, al considerarse también «parte perjudicada» en caso de que se confirmara el supuesto fraude, «al igual que otros candidatos y el propio partido, en todo este proceso».

La vicepresidenta ha evitado responder si dimitiría en caso de confirmarse el delito. Valle Miguélez, secretaria general de Ciudadanos Región de Murcia y diputada en el Parlamento autonómico, ha reconocido a eldiariomurcia que desconocían la personación en la causa de su formación.

Inés Arrimadas, portavoz de la formación en el Congreso, llegó a rechazar hace dos semanas cualquier atisbo de duda sobre el sistema de voto telemático empleado dentro de su partido, días antes de que la Policía Nacional apreciara un posible delito informático en las elecciones internas murcianas. En clave regional, Ciudadanos pasó de negar las irregularidades en abril del presente año a emitir un comunicado en octubre en el que aseguraba «respetar la investigación» y mostrar «su disposición a colaborar». En noviembre la vicepresidenta de Murcia, Isabel Franco, llegó a considerarse en una entrevista concedida a este medio una víctima del supuesto fraude en caso de que finalmente el juzgado fallara a favor del denunciante. Franco publicó un tuit en abril en el que asegurabada que las IP localizadas fuera de la comunidad eran producto de una aplicación móvil que permitía modificar la geolocalización de un dispositivo electrónico.

La Policía Nacional confirmó los indicios de fraude

La investigación arrancó tras la denuncia interpuesta por Leonardo Pérez a mediados de 2019, poco después de la celebración de las primarias en las que se enfrentó a Isabel Franco, quien contaba con un gran apoyo de la dirección nacional y que resultó ganadora con 599 votos frente a los 237 de Pérez.

En octubre, la Policía Nacional verificó que la actual vicepresidenta del Gobierno murciano, Isabel Franco, sumó catorce votos de dos IP (Protocolo de Internet) estáticas de otras comunidades en los comicios que la designaron candidata de Ciudadanos a las elecciones del 26M. Los indicios apuntaban a un presunto fraude en dichas votaciones telemáticas. El pasado 18 de diciembre, el juzgado solicitó al partido que no destruyera ninguna prueba relativa a los comicios.

FUENTE: EL DIARIO