Bruselas eleva el déficit de España en 2019 al 2,3%, tres décimas más que lo que calcula el Gobierno. La Comisión Europea alerta de que la política fiscal expansiva del Gobierno de Pedro Sánchez hará subir el déficit estructural y que se incumpla el objetivo para este año.

El Ejecutivo socialista lo elevó la semana pasada, situándolo en el 2%. Ahora la Comisión Europea prevé que acabe incluso por encima, en el 2,3%. Con esto, Bruselas calcula que la economía española reducirá menos de dos décimas el desvío de las cuentas de las administraciones públicas, desde el 2,48% registrado en 2018.

Esta previsión, explica el informe, se basa en un presupuesto prorrogado para este año y tiene en cuenta todas las medidas de gasto aprobadas por decreto ley por el Ejecutivo de Pedro Sánchez en los conocidos como «viernes sociales».

La Comisión Europea sitúa el déficit de España de 2020 en el 2% frente al 1,1% del Gobierno

También advierte de que también pueden elevar el desfase de las cuentas públicas las indemnizaciones a las constructoras de las autopistas rescatadas. Para 2020, sitúa el déficit en el 2% frente al 1,1% que prevé el Gobierno.

Sin embargo, las previsiones económicas de Bruselas no tienen en cuenta las últimas medidas incluidas en el Plan de Estabilidad enviado por el Gobierno, ya que la fecha de corte para elaborar el documento fue el pasado 24 de abril.

Sánchez propuso en el Plan una subida de impuestos para recaudar hasta 5.654 millones de euros más el próximo año. Además, con el aumento de la presión fiscal en 1,6 puntos del PIB hasta el 2022, prevé recaudar 20.000 millones de euros. Así, con estas dos medidas espera hacer frente al aumento del gasto social.

España, el país que más crece

La Comisión Europea además ha rebajado este martes una décima su previsión de crecimiento para la eurozona, hasta el 1,2% del PIB. Aún así, España será el miembro del euro que más crezca este año según las previsiones que mantiene el organismo: el 2,1%. Para el año siguiente, el crecimiento será del 1,9%.

El Ejecutivo comunitario achaca el peor comportamiento de las economías europeas a la ralentización global y a la incertidumbre creada por las tensiones comerciales.

Además, añade que hay una  «continuada debilidad» del sector manufacturero, «especialmente en aquellos países que se enfrentan a problemas específicos en la industria automovilística». De hecho, las previsiones que más rebaja son las de Alemania, a la que otorga un crecimiento del 0,5%, seis décimas por debajo de lo previsto.

Así, achaca la ralentización a la incertidumbre mundial -en particular a la tensión comercial entre Estados Unidos y China- y a los malos resultados en Alemania por la contracción de su industria automovilística, e Italia, que tuvo problemas con Bruselas por sus presupuestos.

El comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, ha presentado este martes los indicadores económicos actualizados para 2019, 2020 y 2021 para cada país de la UE, el conjunto de los Veintiocho y el de la eurozona.

 

 

FUENTE: ECONOMIADIGITAL