Boris Jonhson ha prometido un «nuevo amanecer» para el Reino Unido tras su victoria en las «elecciones del Brexit«, en las que ha logrado la mayoría más aplastante del Partido Conservador desde la era Thatcher (364 escaños frente a 203 del Partido Laborista). Exultante y triunfalista, con su incorregible sentido del humor, Johnson proclamó a primera hora de la mañana: «Vamos a culminar el Brexit, pero primero vamos a consumar el desayuno».

«Ha sido una irrefutable, irresistible e indiscutible decisión del pueblo», sentenció Johnson. «Vamos a dejar de lado la miserable amenaza de un segundo referéndum y a recuperar el control de nuestras fronteras, nuestro dinero y nuestro comercio. Vamos a liberar todo el potencial de este país»

Bajo un cartel donde podía leerse «El Gobierno del pueblo«, Boris Johnson prometió dirigir el país bajo los principios del conservadurismo moderado de «una nación». El «premier» regresó a Downing Street acompañado por su novia Carrie Symonds y luego despachó con la reina Isabel II durante más de media hora y recibió el encargo de formar nuevo Gobierno.

Johnson quiere tener listo su nuevo gabinete el lunes y ha anunciado su intención de someter a votación en el Parlamento su acuerdo del Brexit el próximo viernes, un día después del protocolario Discurso de la Reina.

El balance de la noche electoral refleja cómo la ola azul conservadora ha derribado el «muro» rojo laborista en prácticamente toda Inglaterra y gran parte de Gales, mientras que Escocia e Irlanda del Norte despuntan como los dos grandes obstáculos para Boris Johnson en sus cinco años de mandato.

Las elecciones anticipadas confirmaron el renovado ascenso del Partido Nacional Escocés (SNP) de Nicola Sturgeon, que logró 48 diputados con su promesa de un nuevo referéndum de independencia en el 2020.

Sturgeon aprovechó la ocasión para lanzar un órdago a Johnson e interpretar los resultados como «un mandato renovado y reforzado a favor de la independecia».

Jeremy Corbyn, que obtuvo los peores resultados para el laborismo desde 1935, reconoció que había sido «una noche muy decepcionante» y anticipó su marcha paulatina hasta que «se produzca un relevo tras una reflexión interna».

Corbyn pichó estrepitosamente con su decisión de declararse «neutral» ante el Brexit y centrar su campaña en la sanidad pública y las reformas económicas. La mayoría de sus votantes no le han perdonado su ambigüedad en una campaña marcada por la dimisión de su número dos, el moderado Tom Watson.

EL FIN DEL «MURO ROJO» DEL NORTE DE INGLATERRA

La debacle del Partido Laborista se tradujo en el derribo del histórico «muro rojo» en el norte industrial de Inglaterra, que se tiñó de azul por el voto favorable al Brexit. Uno tras otro los feudos laboristas cayeron en manos de los conservadores, incluido el viejo distrito electoral de Tony Blair, Sedgefield, que votaba laborista desde 1935. Jeremy Corbyn se consoló apenas con algunos de los bastiones tradicionales en Londres, mientras sus posibles sucesores (Keir Starmer, Emily Thornberry) traman ya el asalto al poder y viraje el partido hacia posiciones más moderadas tras el fiasco final del corbynimso la cabo de cuatro años.

Por su parte, con tan solo 11 diputados, el Partido Liberal Demócrata experimentó una severa derrota con su mensaje «Stop Brexit» y su líder Jo Swinson presentó sobre la marcha su dimisión. Swinson, de 39 años, no ha sabido capitalizar el voto de la permanencia.

El Partido Conservador logró al final el 45% de los votos y marcó una distancia de 12 puntos sobre el Partido Laborista (33%), superior a la que vaticinaron las encuestas. El Partido Liberal Demócrata cayó hasta el 11% y el Partido del Brexit de Nigel Farage, vencedor en las últimas elecciones europeas, apenas logró el 2% de los votos.

FELICITACIÓN DE TRUMP Y REACCIÓN DE LA UE

Las reacciones a la gran victoria conservadora no se han hecho esperar. Donald Trump se ha lanzado a felicitar a su colega británico por su «gran» victoria. Asimismo, ha avanzado que ahora Reino Unido y EEUU son libres para acordar un nuevo tratado comercial después del Brexit.

Por su parte, los dirigentes europeos pretenden encargar a Michel Barnier una relación comercial estrecha con Reino Unido tras la victoria de Johnson con la vista puesta en la salida ordenada de la UE el próximo 31 de enero.

«Estamos preparados para las próximas etapas, vamos a ver si es posible para el Parlamento Británico aceptar el acuerdo de retirada y tomar una decisión», ha dicho el nuevo presidente del Consejo Europeo, Charles Michel.
 
 

FUENTE: ELMUNDO