RUBÉN GONZÁLEZ

 

Cada día cobra más fuerza la sorprendente noticia de una renovación total en Cs Mazarrón, por conformar un partido capaz de reinvertir el estancamiento político que la formación naranja padece en la localidad costera. Es posible que en breves días se comunique la decisión y tenga lugar la esperada presentación del candidat@ a la alcaldía.                                                    

Hace meses que se veía venir la salida de Tina Ruiz, única edil de Cs en el Ayuntamiento, todavía no sabemos si cordial o tensa, lo cierto es que por uno u otro motivo Ciudadanos no ha crecido en Mazarrón aun teniendo representación en la corporación. Entre sus batallas se encontraba la lucha contra la corrupción, logrando de cuando en cuando algún que otro titular sin llegar a demostrar nada de lo predicado sobre las empresas públicas o vinculadas.                                           

Aún a día de hoy, la dirección regional del partido naranja mantiene un hermetismo total sobre el asunto, sabedores de la necesidad de un giro político sin vacilación ni traumas, de abrir la formación a la gente captando militantes y lograr crecer por encima de los dos mil votos.                    

Se acerca la campaña y este inteligente movimiento de ajedrez produce una certeza y una incógnita. La certeza es que el rumor que aumenta por momentos sobre la inesperada candidata a dirigir el Consistorio da auténticas posibilidades de ser la lista más votada el próximo 29 de Mayo. ¿La incógnita? que la mayoría, el trono municipal y la composición del Equipo de Gobierno están completamente en el aire. El escenario más probable según los datos que se barajan es un bloqueo, o al menos una negociación complicada para formar gobierno. Ni el trato estipulado de PSOE, IU y UIDM alcanzaría la mayoría, ni el PP por la derecha tampoco. Sería decisivo Cs y quien buscaría gobernar (menudo salto), y tendría probablemente dos opciones descartados los independientes: negociar con PP y CCD, o intentarlo con el PSOE.                                                                                                                    

Todo ello, claro, aventurando sobre la rumorología de calle cada vez menos dudosa acerca de si Mazarrón tendrá Regidor o Regidora. “La apuesta fuerte y segura” de Cs por personas con experiencia en la anterior corporación, limpias en política y acompañadas por un grupo de garantía para trabajar e ir a por todas, “gente corriente”, abre contra todo pronóstico un abanico de posibilidades a la moderación centrada y progresista, a un necesario olvido de la vieja política y a un futuro esperanzador que solo un partido emergente como Ciudadanos puede conseguir, y parece ser que para este verano el rubio L´Oreal estará de moda.