ANGELICAL PILAR BARREIRO

ANGELICAL PILAR BARREIRO

 

 

 

 

 

 

LA CANALLESKA (17/01/2018)

 

¡¡JO TÍO, qué metedura de gamba!! El abogado veterano de todos los grandes líos y asuntos metálicos protagonizados en la legendaria región murciana, el compañero JOSE PARDO GEIJO, según recogen los colegas del diario LA VERDAD, ha terminado de montar otro número en torno a las actividades rosa de la ex alcaldesa de Cartagena, y todavía senadora, que acusando suena a cachondeo fino a los medios de comunicación de flagelar, martirizar y crucificar a nuestra Caperucita Roja, Pilar Barreiro cuando LO DE NOVO CARTHAGO, todo un montaje periodístico, la canalleska, que debe pedir perdón PORQUE LA POBRE LO ESTA PASANDO MUY MAL. Palabras de un letrado irracional. Cierto, nos apresuramos a apoyar nosotros los zagalicos de MURCIA TRANSPARENTE. Es mentira todo, porque si en algo se distingue la mayoría de los medios de comunicación regionales, es por su bondad infinita, su paciencia bíblica y su respeto, incluso veneración, hacia el poder constituido y aquellas ovaciones a Ramón Luis, que mirando al tendido, elevaba la montera hasta el cielo podemita en una de las plazas fuertes de la corrupción nacional y de las JONS.

 

Siiiiii, señor letrado, que no se entera o se hace el lelo. Siiii, nosotros los periodistas amamos tiernamente. Y seguro, unos más que otros, estés o no en una púnica mercenaria, a la sombra del elenco político afincado en el poder que fluye a raudales publicidad o propaganda institucional, que pagamos todos unidos. El trato que se le ha dado a los padres y a las madres de la democracia murciana, ha sido tan exquisito, como la seda de un capullo de alelí. Sin ordinarieces o ataques fangosos. Se le calienta la boca, y ya ha visto, el juez Calero le ha tumbado dos veces. Suponemos, los periodistas que dormimos de pie, que la ASOCIACION DE LA PRENSA O EL COLEGIO PROFESIONAL LE MONTE UN SHOW para corregirle.

Hace aguas su defensa de la reina de Saba, porque leyendo, leyendo a los colegas, se desprende de las palabras de la señora que amaba al Salomón sociata, del reino CARTAGENA-MAZARRÓN-MARBELLA Y DE MADRID AL CIELO, que el maquillaje mediático lo pagaba o en esa estaban, el partido popular, que ¡¡oh casualidad!! presidía Valcárcel, que tampoco sabe nada de las pintadas .

 

 

Mire, lo que debe hacer usted, hombre, supuestamente es no chutarse fuerte con ideas opiáceas, sino otras estimulantes. De todo este embrollo cartagenero, siempre metidos en batallas con los romanos de Murcia, se desprende, que somos mayoría absoluta los que nos sentimos avergonzados, que dan asco las situaciones de atasco de las cloacas y que de la Comunidad Autónoma debe salir alguien con cabeza que no huya a la Bruselas de Bélgica, y no nos referimos al chistoso Puigdemont, sino a otro, a otro, que no han cogido, aún, con las manos en la masa. A ver si abre una defensa caballo peón, que seguramente es mejor que ataques ciegos en un burdo ajedrez que huele a derrota. La de los sicilianos, que quizás conoce a la perfección. Cuéntenos la verdad y toda la verdad, aunque sea en LA VERDAD decana.

 

 

EL ZORRO

 

PREOCUPACIÓN EN EL PP (19/01/2018)

 

PREOCUPACIÓN EN EL PP

ASÍ ME PARECE

 

El lunes pasado se reunió Junta Directiva Nacional del PP, órgano máximo del partido entre congresos. Era la primera reunión después del desastre en las elecciones catalanas del 21-D. No se han filtrado disonancias ni críticas al equipo directivo. Rajoy restó importancia a la pérdida de más de la mitad de los escaños, y relativizó la trascendencia de las encuestas. Su informe fue acogido con aplausos. Sin embargo, algunos dirigentes del PP me han comunicado que esta tranquilidad era solo aparente y superficial, que la procesión va por dentro y la preocupación está muy extendida. Algunos se han expresado, en voz baja y en el anonimato, pero de forma muy cruda. Dicen que si el futuro del PP tuviera que ser necesariamente Mariano Rajoy, se temen que entonces el PP no tendría futuro. Quienes así piensan, consideran que habría que cambiar de cabecera de cartel. Y razonan que no es una cuestión de edad.  El problema de Rajoy, me dicen, no es de edad, sino de prestigio. Después de dos legislaturas seguidas, una con mayoría absoluta, y otra en minoría, el actual Presidente del Gobierno está “amortizado”. O, como se dice en el argot político, “quemado”, “achicharrado”.

No hay acuerdo sobre las causas de este rápido desgaste de Rajoy. Algunos dicen que un sector de la sociedad española, que depositó masivamente en él su confianza en 2011, y le puso en bandeja la mayoría absoluta, le reprocha ahora que entonces no hiciese nada, que no abordase las reformas que había prometido, y que eran tan necesarias; ni siquiera algunas para las que la derecha española es especialmente sensible, como la regulación de la interrupción voluntaria del embarazo. Le reprochan a Rajoy su pasividad, su “tancredismo”, que algunos identifican ya con la indecisión y la falta de coraje.

La alegación de que se tuvo que dedicar exclusivamente a impedir el “rescate” de la economía española por la Unión Europea, no ha evitado este envejecimiento político prematuro de Rajoy. Porque se dice que, primero, no se impidió el rescate de algunas entidades bancarias y cajas de ahorro, con intervención real de la UE. Hubo un préstamo de miles de millones de euros que al final estamos devolviendo en su casi totalidad todos los españoles, a través del Estado, y no las entidades favorecidas, como se había dicho. Además, lo que ha hecho Rajoy, se dice, ha sido cumplir dócilmente las instrucciones de Ángela Merkel, lo que ha significado un grave deterioro en la financiación de los servicios públicos y un inasumible incremento de la brecha de la desigualdad social, que, a su vez, ha favorecido la aparición política de los populismos. Si a ello añadimos la precariedad de los empleos, la crisis en la financiación del sistema de pensiones, el deterioro de las clases medias, cuyos ingresos se han reducido notablemente, y la falta de horizontes vitales para muchos jóvenes, que ha hecho surgir un incipiente conflicto intergeneracional; si sumamos todo esto, se comprenderá que algunos consideren que el famoso éxito de la gestión económica de Rajoy, no ha sido realmente tal.

Por otra parte, Rajoy no quiso,  o no supo, prever la gravedad de la crisis territorial que desde hace más de cinco años se estaba gestando en Cataluña. Y cuando el desafío separatista le ha estallado en las manos, algunos estiman que Rajoy reaccionó tarde, y que aplicó el artículo 155 con timidez e indecisión.

Y algunos, en fin, ponen el acento en la corrupción. Rajoy es el presidente de un partido que, por primera vez en la historia de este país, está siendo imputado (o investigado) por destrucción de pruebas de hechos supuestamente delictivos, o por beneficiarse de actividades supuestamente corruptas. La tardanza en el rechazo de las conductas supuestamente corruptas de algunos compañeros de partido; su amistad personal con dirigentes que han tenido que dimitir de sus cargos por acusaciones de corrupción; y ese ya legendario “sé fuerte, Luis”, cuyo conocimiento público en cualquier otro país hubiera supuesto la dimisión inmediata; todo ello, innegablemente, ha perjudicado el prestigio de Rajoy.

Pero, sin duda, de todos los comentarios que me han comunicado, el más ponderado ha sido el de un veterano dirigente del PP que sostiene que el partido necesita una profunda renovación, no tanto de ideas, sino de personas, para que vengan a la política activa de primera línea gentes sin mochilas del  pasado. Y esta renovación, lamentablemente, no la puede hacer Rajoy, porque él sería el primero que tendría que marcharse.

Sin embargo, mis informadores son pesimistas. Están convencidos de la necesidad de sustituir al líder. Pero también lo están de que esto, hoy por hoy, resulta poco menos que imposible. En la historia del partido sólo se ha hecho una vez, y seguramente de un modo injusto, con Antonio Hernández Mancha. Pero ahora es imposible que esto se repita. Rajoy está internamente tan asentado que ni el propio Aznar desde la FAES podría desbancarlo. Habrá que esperar al resultado de las próximas generales. Mientras tanto, conviene ir haciéndose a la idea de que el sucesor de Rajoy será el propio Rajoy. Aunque esto, desde luego, no disipe las preocupaciones.

 

FDO. JUAN-RAMÓN CALERO RODRÍGUEZ

 

Sobre el autor:

Deja una Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MURCIA TRANSPARENTE

SUSCRÍBETE!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete a nuestra Newsletter

Apúntate a la newsletter de murciatransparente.net

You have Successfully Subscribed!