Que nadie piense mal, se refiere a la inquietante sombra de los padrinos de cada “famiglia” y a sus largas cuentas corrientes, que no paran de sumar euros camufladas más allá de los Pirineos o mares caribeños con total impunidad, sin llegar a frivolizar con la eslora del yate, la longitud del auto de lujo o la extensión de las nalgas de la “concubina” de turno. Porque cierto es que sus alargadas sombras y pegajosos tentáculos lo alcanzan todo, y otra vez la liaron a su antojo consiguiendo unir a los codiciosos politiqueros más nocivos, imponiendo por segunda vez consecutiva el contaminado batiburrillo político ambiciosamente maleado en la “Cueva de las Gangas”. No hay dos sin tres.                                                                                                                               

Y lo han hecho a gusto y satisfacción de los beneficiados”lobbys mafiosos “, saliéndole de perlas entre serviles aplausos de la prensa “bien pagá”, con propaganda engañosa y noticias manipuladas para cautivar a los irrelevantes conciliábulos políticos. Vuelven a obtener con gran astucia, otro productivo logro en Mazarrón, y de paso aseguran su poderío político-económico en la Región. De momento, solo mueven los hilos y dejan hacer a los impetuosos dirigentes públicos, apoyados por sus correligionarios y funciolistos más incondicionales, escogidos y aleccionados para la causa desde los “despachos infuencers”. Todos y todas, se van de vacaciones navideñas de buen humor, con la titánica labor realizada y prestos  a cargar las pilas para el nuevo año que se presagia muy caliente. Se acelera la temporada política.             

 

 

El grupo popular, a la baja y renqueante, acaba la legislatura en un mar de dudas, tras cuatro años de cal y cuatro de arena, pero pisando moqueta enfangados hasta la médula y salvando los muebles por los pelos, pues había demasiada carcoma extendida por encubrir tras más de una década en el poder cebados por el “hot money”. Lo verdaderamente preocupante para la frustrada ciudadanía son las malas sensaciones que produce la “bandería popular” en trance idílico con la “disidencia socialista”, resultantes y recompuestas ambas de la criba efectuada al hilo de las mociones de censura infligidas a Valera en los noventa.                                                       

Se contempla un PSOE avanzando, lento pero seguro, por fin, tras una larga etapa estancado, estéril y conformista. Por ello, unos cuantos militantes, hartos y hartas, han pasado a dar la espalda de una vez al “cesarismo irreverente” instalado durante décadas en C-Progreso. La salida por la puerta de atrás de los oportunistas desertores, deambulando de partido en partido en busca de acoples inmorales, es el mejor ejemplo. Más allá de las batallas internas, personales o de facciones aparcadas de momento, la cuestión de fondo que afecta a los actuales cargos y a los de otros partidos de la oposición, aunque no salgan apenas a la luz, es la dificultad para adaptarse al perverso panorama social y político que Mazarrón sufre bajo el yugo de un Consistorio abonado al clientelismo, la opacidad y la corrupción, que hay que cambiar radicalmente. Ya no vale la vieja forma de hacer política.                                                                                      

En I.U., repite merecidamente David Sánchez, no lo olvidemos, fue maltratado por aquellos que creían ser los dueños del lugar y en verdad no lo eran, a pesar de manejar los euros y convenir con el poder. Se equivocaron, pero siguen dale que dale, malmetiendo con Podemos por medio.                                                                                                                                                  

UIDM no acaba de salir de su particular bache de desmotivación, acoplados en la oposición, desencajados, titubeantes en exceso y sin definir una línea de actuación comprometida para un partido que anidó tres años en el palomar de la 3@Plta. y removió las cloacas del “Antro Institucional”. Si a todo esto añadimos la inminente irrupción de VOX que lógicamente tocará sillón, el novedoso pero presagiado giro a la derecha de los “infieles sociolistos” del CLIAS sumando con C.C.D., y la incertidumbre que envuelve a Cs empeñado en fichar ex peperos, se juntan ya demasiados jinetes para las mismas monturas.  La confección de las listas que marque la “logia caciquil” y alguna estrategia descabellada de última hora que dicte el “Sanedrín Fáctico”, decidirán el reparto de sillones y la suerte de los grupos políticos que nuevamente tendrán que pactar. Que la Purísima se apiade de nosotros y nos pille confesaos. Porque las “famiglias” crecen y se extienden como una plaga.                             

 

 

 

RUBÉN GÓNZALEZ